access_time 03:58
|
19 de febrero de 2007
|
|
GRUPO RENACER

Cómo seguir viviendo cuando se sufre la muerte de un hijo

?El hombre que se levanta de su propio dolor para ayudar al hermano que sufre trasciende como ser humano?. A simple vista, parece imposible. Este es el eslogan del grupo de ayuda mutua Renacer, integrado por padres que perdieron a sus hijos de diferentes maneras. Quienes sufren la pérdida de un hijo aseguran que no hay dolor que se le asemeje a esa terrible situación. ?A veces es tan grande la frustración que uno se queda sin esperanzas?, explicó Inés Chiquita de Tocino, integrante de Renacer.

   “El hombre que se levanta de su propio dolor para ayudar al hermano que sufre trasciende como ser humano”. A simple vista, parece imposible. Este es el eslogan del grupo de ayuda mutua Renacer, integrado por padres que perdieron a sus hijos de diferentes maneras. Quienes sufren la pérdida de un hijo aseguran que no hay dolor que se le asemeje a esa terrible situación.

   “A veces es tan grande la frustración que uno se queda sin esperanzas”, explicó Inés Chiquita de Tocino, integrante de Renacer. El grupo Renacer funciona en Mendoza desde el año 1993. El jueves 15 de febrero cumplió 14 años ayudando, día tras día, a cada padre que no encuentra remedio alguno más que compartir con alguien su dolor. La organización de mutua ayuda, como la llaman quienes la integran, surgió en Córdoba, a finales de los 80. Cada 15 de febrero, los participantes de Renacer tienen la tradicional tarea de plantar tres o cuatro árboles, ya que “es sinónimo de una nueva vida”, remarcó Inés.

   En la esquina de Dorrego y Kennedy, en Alto Dorrego, Guaymallén, el grupo tiene un terreno, regalado por el municipio, en el cual hay una gran cantidad de árboles plantados desde 1993, idea original de una madre a quien se le murió su único hijo.

   Con pocas palabras pero con gran sentimiento, Chiquita manifestó que ellos acompañan a las personas desde la muerte del hijo en adelante, sin importar las causas. Puntualizó que lo importante es descubrir cómo poder seguir viviendo desde el preciso momento en que sus hijos dejan de existir. La mujer sostuvo que asisten al grupo 30 padres en promedio que “han sufrido y aún sufren” la pérdida de sus chicos a través de distintas maneras, como accidentes, suicidios, asesinatos y enfermedades.

    El apoyo que se brindan entre todos los participantes de los encuentros, trasciende cualquier ideología, creencia y profesión. “Acá no hablamos de religión, aunque muchos expresen de diversas formas su opinión de Dios. Hay judíos, católicos, evangélicos y nunca hubo ningún inconveniente ni discusión”, comentó Inés, quien además, agregó que el grupo no es ayudado por profesionales, “sólo por nosotros y entre nosotros”.

   Renacer tuvo sus orígenes locales en la parroquia San Agustín, de Godoy Cruz. Allí, los padres comenzaron a juntarse para escuchar y compartir sus tormentos. Luego, el grupo se trasladó a la Municipalidad de Capital, donde se reúnen los primeros y terceros lunes de cada mes a las 21 horas. La participación es gratuita.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.