access_time 22:27
|
23 de abril de 2007
|
|
SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

Cómo se realiza la cirugía llamada vasectomía

La operación para lograr la esterilidad en el varón es indolora ?se usa anestesia local? y dura media hora. Se cortan los conductos deferentes y se tapan, lo que no inhibe el deseo sexual

     Una de las formas para que un varón deje de ser fértil es someterse una cirugía menor e indolora llamada vasectomía, la que está amparada por una ley nacional –26.130– y otra provincial –7.456–. Para esta intervención quirúrgica, que no dura más de media hora, se utiliza anestesia local similar a la odontológica. Consiste en el corte y la obstrucción de los conductos deferentes del escroto testicular, por donde pasan los espermatozoides.

    De esta manera, la persona no perderá el deseo sexual ni su virilidad, ya que sólo se trata de una alternativa para quienes pretenden dejar de tener hijos o para aquellos a los que no les interesa la reproducción. El viernes, la Obra Social de los Empleados Públicos (OSEP) marcó un avance entre las obras sociales de todo el país. El primero en someterse a esta cirugía fue, justamente, su titular, Marcelino Iglesias (ver aparte). Uno de los médicos urólogos de esa prestadora, encargado de realizar las intervenciones en el Hospital El Carmen, Hugo Blas Ávila, explicó a El Sol cómo se lleva a cabo todo el proceso.

    El profesional indicó que, en primer lugar, la persona que consulta –mayor de edad– es atendida por un grupo de psicólogos y trabajadores sociales para analizar el porqué de su decisión. Luego, se debe firmar un formulario de consentimiento informado, en el cual se le advierte de la posible irreversibilidad de la práctica. Una vez que el paciente da el visto bueno, debe realizarse un estudio de sangre (coagulación) y un electrocardiograma. Posteriormente, se le da un turno. Por último, es intervenido por el cirujano, quien, mediante una incisión, libera y aísla los conductos deferentes al nivel del escroto testicular, para luego cortarlos y dejarlos abiertos.

     Posteriormente, efectúa una tubulación de los extremos de ambos conductos mediante la electrofulguración (se queman), con el fin de evitar derramamientos de espermatozoides o una recanalización. Es importante dejar en claro que, con esta técnica, se reduce la producción de espermatozoides, los cuales quedan contenidos, pero la persona sigue eyaculando líquido seminal a través de otros conductos, aunque estos no contienen las células fecundadoras.

    “Acá sólo se pierde la fertilidad y no la virilidad. La persona sigue teniendo orgasmos y eyaculaciones pero ya sin espermatozoides, porque el líquido seminal que sale es de las glándulas genitales y prostáticas, que no llevan espermatozoides ”, aclaró el especialista. De todas maneras, el éxito de la obstrucción se puede evaluar a los noventa días, constatando la ausencia de espermatozoides en el semen mediante un espermograma. El profesional explicó que en algunos pacientes pueden producirse complicaciones pero de menor grado, como inflamación o sangrado y dolor, en cuyos casos se medica a la persona con un antinflamatorio.

    En pocas oportunidades se advierte algún tipo de infección. “Es un método muy efectivo, permanente pero no definitivo, porque se pueden recanalizar los conductos, aunque no siempre con éxito”, concluyó el médico. La intervención de reversibilidad no está asegurada en la prestación de la OSEP. En el formulario de consentimiento informado ya se le advierte al paciente que deberá dirigirse a centros altamente especializados si desea volver a su estado natural.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.