access_time 21:19
|
9 de noviembre de 2009
|
|
GODOY CRUZ

¡Cómo se despabiló el Tomba!

En un partido clave por la lucha de los promedios, el Expreso ganó por primera vez en casa y ante Racing.

    El zurdazo tomó vuelo tras el fenomenal impacto de su botín Borussia con la redonda. Fue una parábola ascendente, cuando varios todavía no acomodaban el traste en la platea. ¡Bombazo y golazo! Los rapiditos números del cronómetro estaban por llegar a los tres minutos y a Jesús Vera le quedó justo para meter el zapatazo furioso que dejó sin reflejos a Jorge de Olivera. Fue al ángulo y ahí nomás salió a dedicárselo a los suyos. Esta es la descripción del primero de los tres goles tombinos del sábado, dentro de lo que fue una linda victoria 3 a 1 ante Racing Club de Avellaneda. Tras la salida de Diego Cocca y con la mirada atenta de Enzo Trossero desde la platea techada del Malvinas, el Tomba ganó por primera vez en casa en el campeonato y cortó una racha de siete encuentros sin victorias, tras la memorable noche en que despachó a Boca en su propia Bombonera.
    La costumbre de los últimos partidos indicaba que Godoy Cruz se iba a replegar un poco, cuidando esa mínima ventaja tras el golazo de Verita. Pero no, el Expreso de color verde salió a la carga una y otra vez y ahogó a Racing durante toda la primera etapa, anulándolo por las bandas y con tres muchachos inspiradísimos. Además de Vera, Federico Higuaín y Cristian Chávez hicieron lo que les pintó con la última línea académica, que, impotentes, veían cómo tocaban para allá y para acá. Por eso no mucho después llegó el segundo. Lucas Aveldaño lo tuvo que bajar a Vera sobre la línea del área porque otra vez encaraba como un toro desenfrenado. Y Furchi cobró penal para que Federico Higuaín aumentara la cuenta en 12 minutos. Y menos mal que De Olivera se despabiló porque empezó a tapar los avances del Tomba. Lo bueno es que eran jugadas hermosas que no pudieron concretar ni Higuaín ni Chávez.
    El Expreso recuperó la memoria de jugar bien al toque toque. Encima, los tres volantes en el medio dieron resultado, porque Nicolás Olmedo –contracturado en su gemelo– igual anuló los avances de el mendocino Adrián Lucero por la banda izquierda. El complemento fue otra historia porque con la salida del Negro Olmedo y el ingreso de Brian Lluy y Sebastián Grazzini, Racing fue el dueño de la pelota. Hasta que llegó el descuento de tanto tirar centros. Lluy fue hasta el fondo y su centro rebotó en Leonardo Sigali que la metió en su propia covacha. Y tan tirado quedó Racing al ataque que cuando parecía que lo empataba, lo liquidó Godoy Cruz con gol de Chávez, tras una linda contra de Carlitos Valencia y el Trapito Vega. El Expreso se acordó de jugar bien y bonito y Enzo Trossero tendrá la misión de hacer que lo del sábado se repita una y otra vez.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.