access_time 15:52
|
12 de marzo de 2019
|
|

Belleza

¿Cómo recuperar la piel post verano?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1552416717181cara_despues_verano--z.jpg

La vuelta a la rutina luego de la época estival suele también dejar rastros en la dermis.

Es casi oficial que el verano dice adiós y en donde además de los recuerdos de vacaciones, salidas, ropa fresca y atardeceres disfrutando tal vez, un rico trago, quedan atrás. Sin embargo, hay algo que perdura de la casi pasada etapa estival y lo hace en …¡la piel!

¡Exacto! Existe  también hay esa 'cara B' del verano. Esa que se plasma en la piel, que vuelve a la rutina más deshidratada, tal vez con manchas. Sin embargo, también tiene solución. Sólo se tiene que detectar el problema y ponerse manos a la obra de inmediato. Veamos algunas preguntas que surgen post verano sobre el cuidado que requiere la piel para volver a su normalidad.

¿Cuáles son los principales problemas con los que regresa la piel tras las vacaciones?

Los especialistas en cuidado de la piel sostienen que el problema principal después de las vacaciones es la deshidratación. Las altas temperaturas, el cloro de las piscinas y la sal del mar colaboran en la pérdida de humedad de la piel. Pero, además, el sol provoca foto envejecimiento y desencadena la acción de los radicales libres que son los causantes de las arrugas y de la flacidez cutánea.

Por eso, los dos tipos de tratamientos faciales más solicitados a la vuelta del verano son los de eliminación de manchas y de hidratación intensiva, para recuperar la piel de los daños solares.  Asimismo, esta situación suele coincidir con el problema de las manchas debido al exceso de exposición solar, también apunta a los brotes de acné, debidos a que la piel no respira, no se oxigena provocando que la grasa se enquiste en la piel.

Uno de los efectos positivos de los días de verano es la piel bronceada, ¿cuál es la clave para intentar mantener el tono dorado que tanto nos ha costado conseguir?

El secreto está siempre en la hidratación, tanto en el cuerpo como en el rostro. Aplicar crema hidratante al menos dos veces al día y tomar dos litros diarios de líquidos es lo más eficaz, evitar las exfoliaciones y las limpiezas muy enérgicas y los cosméticos que incluyan ácidos en su formulación. También se pueden tomar complementos nutricionales con betacarotenos que potencian el tono bronceado de la piel, o alimentos que los incluyan como la papaya. Y como el tono bronceado antes o después se irá atenuando el consejo es mantenerlo con autobronceadores. Otra opción pueden ser los peelings enzimáticos que lo que hacen es exfoliar pero sin arrastrar e hidratar mucho.

Como anticipábamos, un problema muy habitual cuando regresamos de los días de sol y playa son las manchas provocadas por el sol. ¿Qué se recomienda en estos casos?

La radiación ultravioleta produce cambios acelerados en el envejecimiento de la piel, especialmente en las áreas más expuestas como el rostro, el escote y las manos. Las pigmentaciones irregulares pueden aparecer en forma de léntigos solares – lo más frecuente- pero también como cuperosis o queratosis actínicas, entre otros. Los problemas de melasma empeoran también después del verano.

¿Qué cosméticos no deben faltar en el neceser postvacacional?

Lo ideal es aplicar en casa productos con un alto contenido en principios activos antioxidantes e hidratantes que combatan las finas arrugas, la deshidratación, la falta de densidad de la piel. El plan de cuidados debe incluir: limpieza minuciosa de la piel, una mascarilla de hidratación intensa, aplicación de un sérum reparador y a continuación la crema de día o de noche. Además, para controlar la deshidratación de la piel es aconsejable utilizar una mascarilla hidratante todos los días durante un mes después de las vacaciones.

Asimismo es imprescindible una limpiadora facial y un tónico. Además, para aplicar de día: un producto rico en vitamina C combinado con una crema ultra hidratante y para la noche, un producto con retinol si hay manchas y, en el caso de que no las haya, uno con resveratrol.

 

Más vale prevenir

Una vez concluidos estos días de descanso, se recomienda realizar un cuidado más exhaustivo de la piel, que puede haber sido dañada durante el periodo estival, que suele ir unido a una mayor exposición solar. Por eso, con la vuelta a la rutina es importante realizar una autoexploración y, en caso necesario, acudir a un especialista para una valoración dermatológica.

Éstas son sus recomendaciones básicas para mimar nuestra piel cuando decimos adiós a los días de sol y playa.

-Continuar utilizando a diario un buen protector solar.

-Usar limpiadores suaves que se caractericen por un pH no alcalino y su alta tolerancia.

-Hidratar la piel facial mediante la aplicación de productos cosméticos dos veces al día. Cada tipo de piel precisa, según sus características, un hidratante específico.

-Elegir una buena crema hidratante corporal con componentes “humectantes” que atraigan el agua dentro de la piel y con componentes de efecto oclusivo, que sirven de barrera, para impedir la pérdida de agua epidérmica.

-Aprovechar la noche para tratar la piel según las necesidades o la edad.

-En zonas en las que la piel haya sufrido mayor agresión, utilizar cosméticos específicos indicados por el dermatólogo con contengan antioxidantes como la vitamina C y E.

-Utilizar cosméticos con productos queratolíticos a base de ácido retinoico o hidroxiácidos, aplicapeelings superficiales o medios realizados por dermatólogos que ayudarán a la salud cutánea de tu piel.

 

Mas Noticias:

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.