access_time 16:02
|
28 de agosto de 2017
|
Cuando es acoso va más allá de la escuela

Cómo reconocer si tu hijo es víctima de cyberbullying

<p>Cada vez avanza m&aacute;s el ciberacoso&nbsp;sobre todo en los niveles escolares. C&oacute;mo darse cuenta si un peque&ntilde;o lo est&aacute; padeciendo.</p>

¿Quién no recuerda ese compañero que vivía molestando tanto en clase como en los recreos y que más de alguna vez, algún padre debió acudir al colegio para que las maestras y directores tomaran “cartas en el asunto”? Hoy, la realidad que viven muchos niños supera este escenario que -tal vez- era más "común" hace tan solo algunas décadas atrás. Y es que con el auge de las tecnologías y el énfasis que se les da al mundo de las redes sociales, ha llevado a que la realidad escolar de los más pequeños se haya modificado y palabras como en “bullying” estén a la orden del día.

Así, es más frecuente ver que  las "conexiones escolares" van más allá del patio del recreo y empiezan a llegar a través tanto por mensajes de redes sociales como por medio del celular.Y esto no solo significa que hay amistades más fuertes, sino también que el bullying extiende sus fronteras llegando hasta el propio hogar. ¿Qué hacer frente a esta situación?

Antes que nada es necesario entender que no todo es bullying, ya que en realidad, este término hace referencia a una forma de agresión muy específica: es intencional, repetitiva e involucra un desequilibrio de poder. Por ejemplo: Pablo es más grande que Lorena, y entonces usa su fuerza para quitarle su merienda en el cole. Pero, ¿cómo se traduce esto al ciberbullying? Lorena tiene más habilidad para hacer fotos en la computadora, y usa eso todas las semanas para postear fotos burlándose de Pablo, por ejemplo en redes como Facebook.

Veamos algunos consejos que brindan expertos para poder detectar y afrontar el ciberbullying al que pueden estar enfrentándosel tanto tus hijos, sobrinos o algún pequeño cercano. ¡A tener en cuenta!

# No es tu culpa. Muchas veces la gente llama “bullying” a una simple pelea entre dos personas, pero si alguien es cruel con el otro en repetidas ocasiones, sí que se trata de bullying, y se deberá tener presente que nadie se merece que le traten con crueldad.

# No respondas o tomes represalias. En algunas ocasiones es peor que la persona reaccione, porque justamente es eso lo que el agresor está buscando. Es una manera de que se le haga pensar que tiene poder sobre uno y no debería creerlo. Si respondes y atacas de similar forma, puede ser el detonante de que te conviertas ahora vos en uno, y provocar toda una cadena de reacciones ante un acto que en principio era significativo.

Si podes, intenta alejarte de la situación, pero si no podes, de vez en cuando tratá de tomarte las cosas con humor; esta desarma al acosador y le distrae de su objetivo.

# Guarda las evidencias. Lo único bueno sobre el "ciberacoso" es que el acto suele ser capturado, almacenado y mostrado a alguien que puede ayudarte. Podes guardar las evidencias en caso de que las cosas empeoren.

# Decir al abusador que pare. Esto depende de vos completamente. No lo hagas si no te sentís totalmente cómodo con ello, porque tendrás que dejar claro que no esta es la última vez que permites que te traten de esa forma. Quizá necesites practicar previamente con alguien en quien confíes, como tus padres o tu mejor amigo.

# Buscar ayuda. Especialmente si la situación te está afectando de verdad. Te mereces apoyo, por lo que deberás buscar a alguien que pueda escucharte o ayudarte, y trabajar para solucionarlo. Puede ser un amigo, un pariente o un adulto con quien tengas confianza.

# Emplea la tecnología disponible. La mayoría de las redes sociales, Apps y servicios te permiten bloquear contactos. Cualquiera que sea el tipo de ciberbullying que estás sufriendo, debes bloquear a la persona responsable y denunciar el problema al servicio o aplicación correspondiente. Aunque esto no sirva para frenar la situación, podes detener el acoso de forma pública y estar menos tentado a responder. Si sufrís amenazas que pueden poner en peligro tu integridad física, debes llamar a la policía y considerar denunciar el caso a las autoridades del colegio.

# Si alguien que conoces está siendo acosado, ¡podes actuar! Saber lo que está ocurriendo y no hacer nada para evitarlo, da poder al agresor y no sirve de ayuda. Lo mejor que podes hacer es intentar parar al responsable hablando con él y posicionándote en contra de lo que está haciendo.

Si no podes frenarlo, al menos habrá servido de apoyo para la persona acosada. En el caso de que la víctima sea un compañero tuyo, podes escucharlo y ver de qué manera ayudar para encontrar el momento adecuado de denunciar lo sucedido. Lo mínimo que podes hacer es no pasar de largo un mensaje hiriente y hacer ver a la persona que no estás de acuerdo.

Algunos consejos para los padres

Un padre debe sentirse afortunado si su hijo le pide ayuda. La mayoría de los jóvenes no les dicen a sus padres que están siendo marginados. Así que si tu hijo pierde el sueño, no quiere ir a la escuela o parece agitado cuando enciende su celular, preguntale el por qué de forma tranquila y lo más abiertamente posible.

Es necesario que el padre se pueda sentir libre de preguntar si tiene algo que ver con un comportamiento negativo o rebelde o si se trata de algún tipo de problema social. Pero incluso si es por eso, no asumas que es bullying. No lo sabrás hasta que sepas toda la historia completa, empezando con conocer la perspectiva del menor.

Trabaja con tu hijo. Lo ideal es que el padre se involucre con los problemas de su hijo para ayudarle a recuperarse. El bullying está íntimamente ligado a la vida en el colegio y los niños entienden la situación y el contexto mejor que sus padres. Su perspectiva es la llave para llegar al fondo de la cuestión y trabajar en una solución. Quizá necesites tener una conversación privada con otros, pero deja que tu hijo lo sepa y comunícale lo que has hablado.

Piensa antes de dar una respuesta rápida. Lo que los padres no siempre saben es que pueden empeorar la situación si actúan apresuradamente. Si respondes públicamente o si los compañeros de clase se enteran de tu reunión con las autoridades de la escuela tu hijo puede ser más severamente marginado, por lo que cualquier medida necesita ser bien pensada.

Necesitas tener más de una perspectiva. Aunque lo que tu hijo cree que está sucediendo sea completamente sincero, recorda que la verdad de una sola persona no es necesariamente la de todo el mundo. Necesitarás tener otras perspectivas y tener la mente abierta. A veces sólo vemos una pequeña parte de la historia.

Lo que más ayuda a las víctimas es ser escuchados. Ya sea por un amigo o un adulto que le importe. Por eso, si tu hijo te pide ayuda es muy importante que respondas absolutamente involucrado. Simplemente siendo escuchados con respeto, los niños ya estarán en camino de recuperarse.

La última meta es que tu hijo recupere el respeto por sí mismo. Este es el mejor camino para solucionar el problema y ayudar a que tu hijo se recupere. Lo que las víctimas necesitan con más urgencia es recuperar su sentido de la dignidad y la autoestima. Algunas veces esto requiere tomar medidas contra este acoso, pero en otras ocasiones no.

Hay un lado positivo, la resiliencia. Se sabe que el ser humano nunca erradicará de forma completa la crueldad y también somos conocedores de que el bullying no es un mero rito de paso. Se tiene que seguir trabajado para acabar con ello, pero cuando sucede y lo superamos, la resiliencia crece. No es algo que pueda ser descargado o enseñado. Se crece a través de superación de retos y complicaciones, así que algunas veces es importante dejar espacio para que esto pueda llevarse a cabo, estando ahí para cuando nos necesiten.

 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.