access_time 21:21
|
13 de julio de 2018
|

Las estrellas de Croacia, marcadas por la guerra y el exilio

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1531527644038Croacia.jpg

Vedran Corluka, Dejan Lovren, Iván Rakitic, Luka Modric y Mario Mandzukic son "niños de la guerra" que están escribiendo la página más gloriosa del fútbol de Croacia.

No les asusta nada, no tienen miedo de nada. Forman parte de la generación de futbolistas croatas que crecieron huyendo de bombas y conflictos políticos, en aquella Yugoslavia que solo les podía ofrecer exilio. Y están a las puertas de conseguir un logro histórico en el Mundial de Rusia.

Vedran Corluka, Dejan Lovren, Iván Rakitic, Luka Modric y Mario Mandzukic son "niños de la guerra" que están escribiendo la página más gloriosa del fútbol de Croacia.

Las guerras de los Balcanes, en donde se dieron una serie de conflictos en el territorio de la antigua Yugoslavia, hicieron que familiares de esos cinco futbolistas se refugiaran en otras naciones. 

Modric, además del "10", carga en su espalda los recuerdos imborrables de una infancia dura, marcada por el horror de la guerra de los Balcanes. Y es que el cerebro de la selección de Croacia se quedó sin hogar por la guerra con Serbia.  

El mediocampista del Real Madrid tuvo que vivir en un hotel para refugiados y, pese a las carencias, nunca perdió su amor por el fútbol y su sueño de jugar un Mundial con la selección de Croacia.

“La guerra me hizo más fuerte. Fueron tiempos durísimos para mí y para mi familia. No quiero arrastrar ese tema para siempre, pero tampoco me quiero olvidar de ello”, señaló Modric, uno de los mejores futbolistas del Mundial.

La muerte, la desolación, la barbarie marcaron la memoria de Mario Mandžukic, quien lleva frases de guerra tatuadas en los brazos y parte de su espalda, quizás para no olvidar lo que vio y vivió cuando era niño.  

Al delantero, autor del gol del triunfo en tiempo suplementario en la semifinal ante Inglaterra, el fútbol le entró por los ojos cuando su familia decidió refugiarse en Alemania, huyendo de la guerra.

Cuando retornó a los 12 años a Slavonski Brod (Croacia), a unos 200 kilómetros de Zagreb, se hizo profesional en la segunda división con el NK Marsonia. Después pasó por el Dínamo de Zagreb, Wolfsburgo, Bayern Múnich, Atlético de Madrid y Juventus, clubes donde ha destacado. 

Asimismo, Ivan Rakitic es hijo de un croata y una serbia quienes decidieron mudarse a Suiza tras la guerra. El mediocampista llegó a jugar en las categorías inferiores de la selección de ese país, pero luego decidió defender la camiseta croata.

Dejan Lovren y Vedran Corluka también pasaron por el refugio. A causa de la guerra en Bosnia, en 1992, la familia de Corluka se acabó instalando en Zagreb (Croacia). Por su parte, la familia de Lovren, que vivía en Kraljeva Sutjeska (Bosnia-Herzegovina), se refugió varios años en Alemania. 

Ahora, todos ellos buscan dejar atrás su pasado de dolor para vencer a Francia y darle su primera Copa del Mundo a Croacia.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.