access_time 07:27
|
17 de mayo de 2018
|
|

Semana del Parto Respetado

Cómo garantizará el parto respetado el Lagomaggiore

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15264954487721%20IMG_9898.jpg

La construcción de la nueva maternidad avanza para cumplir con el derecho de la mujer y del recién nacido. Cómo serán las salas de parto y cómo actuará el nosocomio si se aprueba la ley de despenalización del aborto.

Las obras de la nueva maternidad del Hospital Lagomaggiore avanzan a buen ritmo para garantizar el cumplimiento de la Ley 25.929 de Parto Respetado. El edificio, que estará listo a fines del 2019, permitirá a la mamá estar acompañada en la habitación durante el trabajo de parto, el parto y el postparto por más de una persona de su confianza y elección, además de tener a su lado al recién nacido durante la permanencia en el establecimiento sanitario.

Según datos del Ministerio de Salud de Mendoza, en el 2017 se produjeron 31.451 nacimientos, de los cuales, 16.885 ocurrieron en hospitales públicos y, de estos, más de 6.000 fueron atendidos en el Lagomaggiore, lo que posiciona al nosocomio como la tercera maternidad argentina y la más grande de la provincia.

Con una inversión de $400 millones y un plazo de ejecución de dos años, la nueva área fue diseñada siguiendo los parámetros y las recomendaciones de los profesionales de la salud que orientaron el trabajo de los arquitectos. Se buscaba cumplir con los derechos de toda mujer, en relación con el embarazo, y del recién nacido.

“La mejora principal es tratar de acercarnos a una maternidad segura y centrada en la familia, con la construcción de 8 salas de parto especiales que denominamos UTPR o unidades de trabajo parto, parto y recuperación. Las pacientes estarán allí durante todo el proceso, en boxes individuales, acompañadas de más de un familiar, sin necesidad de compartir espacios”, señaló Ernesto Olcese, jefe del Departamento de Perinatología, quien detalló que esto ocurrirá salvo que la situación se complique y deba ser trasladada al quirófano.

El médico especificó que esta ampliación no modificará la cantidad de atención sino que mejorará la calidad y agregó: “Actualmente puede haber entre 6 y 8 embarazadas en trabajo de parto separadas por un biombo” y, luego, cada una de ellas es trasladada a otro sector para tener a su bebé, ya sea en forma natural o por medio de una cesárea.

Avances en las obras

La construcción tendrá una superficie de 11.500m2 y se conectará por medio de pasillos con el edificio principal. Tendrá un servicio de Obstetricia con más de 150 camas de internación y un servicio de Neonatología, con 32 unidades de cuidados intermedios (UCI), 18 unidades de terapia intensiva (UTI), 4 unidades de aislamiento, 8 plazas de internación conjunta madre e hijo en UTI y 20 plazas de prealta.

“Una vez que se traslade la maternidad, esos 8 mil metros cuadrados que quedarán desocupados serán usados por otros servicios que requieren mayor espacio”, detalló el director del Lagomaggiore, Mario Bustos.

Lo primero que se hizo para ganar terreno fue trasladar la playa de estacionamiento que se encontraba anexa al nosocomio sin necesidad de derribar ni avanzar sobre ninguna de las áreas preexistentes.

Jorge Serú, técnico e integrante de la inspección, afirmó que desde el inicio, en diciembre del 2017, la actividad de los obreros no afecta el funcionamiento normal del hospital.

“Nos pidieron evitar excesos de ruido y se trabaja hasta las 18”, refirió. Asimismo, destacó que la pared de los pabellones que dan a la obra fueron cubiertos con una malla para protegerlos del polvo.

El inspector, que también participó en la construcción del túnel de Cacheuta, detalló que se está trabajando en las fundaciones. Tras finalizar hace un mes la etapa de excavación de cuatro metros en el terreno, se hicieron 280 pozos, donde se están colocando los respectivos canastos de acero.

La licitación de la obra incluye una nueva playa para vehículos, la ampliación de la cuenca cloacal y la remodelación de las instalaciones eléctricas de todo el hospital.

Garantizar el parto respetado

De acuerdo con la ley, la futura mamá tiene derecho al parto natural, respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados por el estado de salud de la parturienta o de la persona por nacer.

Sin embargo, es tarea del médico lograr un equilibrio entre la decisión de la mujer y el criterio del obstetra. “Es uno de los más difíciles de manejar, porque, a veces, la paciente entiende que sus derechos están asociados a pedir lo que quiera y no siempre es posible”, señaló Olcese.

Y agregó: “Importante es que esté informada acerca de las alternativas para llevar adelante su parto y, en caso de que los intereses estén contrapuestos, va a primar la necesidad de que el feto nazca en las mejores condiciones posibles”. Asimismo, desalentó el parto domiciliario, del que se registraron 33 durante el 2017.

En cuanto a las cesáreas, dijo que aún siguen con índices superiores al recomendado por la Organización Mundial de la Salud, pero, respecto del resto de los hospitales, es relativamente bajo, de 30% contra 60% del sector privado.

El hospital frente al aborto

Así como el hospital es referente en maternidad es el último eslabón de la red y el encargado de recibir pacientes en riesgos. En ocasiones, las mujeres llegan a urgencias como consecuencia de abortos espontáneos o provocados y, en este caso, tratan de ocultarlo por miedo a una represalia.

El todos los casos, los médicos siguen el protocolo de actuación con la evacuación en caso de que sea un embarazo detenido o se realiza el raspado si quedan restos del feto y se cubre a la paciente con la medicación necesaria.

“No se da con la frecuencia que se cree pero también pasa por el ocultamiento”, aclaró y explicó que no siempre el obstetra se da cuenta de la situación.

En cuanto a aprobarse la ley de despenalización del aborto, refirió que no cambiaría la organización de la maternidad, salvo en lo que refiere al personal. Al respecto indicó: “Todos los profesionales tienen el derecho a realizar una objeción de conciencia y ser partícipes o no de una práctica. El hospital y el ministerio en particular deberán garantizar que se cumpla la ley y contar con un médico que asegure la interrupción del embarazo”.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.