access_time 09:30
|
24 de febrero de 2020
|
|

Astrología

¿Cómo detectar las señales del Universo?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1582546621877Universe%20signal.jpg

Las claves de la astrología para comprender cómo se debe actuar ante los mensajes que recibimos o percibimos como tales.

Por estos días, en los cuales astrológicamente contamos con dos grupos de planetas actuando como titanes del Universo situados en dos esquinas del ring, internamente podemos estar en el dilema entre lo que es real y factible y lo que es invisible pero aún más real. Podemos estar sufriendo confusión por una aparente batalla olímpica entre el corazón y la razón. Este es el tipo de situaciones donde no son suficientes los consejos de amigos, familiares y, menos, la propia almohada. Este es el tipo de situaciones en las cuales miramos al cielo y pedimos señales.

Cuando pedimos ayuda, ¿alguien o algo superior nos escucha y nos da las respuestas?, ¿existe un camino correcto a seguir para nuestra vida? Son preguntas distintas pero bastante similares, ya que esconden la misma premisa: un cierto grado de indefensión frente a la vida.

En el primer caso, solemos pedir ayuda porque es natural sentir que la incertidumbre nos abrume; en el segundo, no sólo nos abruma la incertidumbre sino también la posibilidad de equivocarnos, perder oportunidades o generar daño con nuestras decisiones. El asunto es que, si fuese un fenómeno físico, más allá del observador y del marco de referencia desde el cual se realice la interpretación del evento, ¿podemos constatar la ocurrencia del hecho?, ¿podemos validar que una conversación, una canción, un libro abierto al azar, un encuentro, la revelación de un recuerdo olvidado, un sueño, un déjà vu, una visión sean una señal del Universo? Probablemente no.

Podemos pensar que no existen las señales del Universo si no es posible constatar su validez real de forma independiente del observador que las constata. Si no es posible cuantificar o evaluar el hecho de forma aislada, sería algo completamente subjetivo, sujeto cien por ciento a la traducción o interpretación de la persona que actúa como observadora. Este es el fundamento mental de lógica aristotélica que utilizamos para complicarnos la vida, vetar nuestra complejidad humana y esconder bajo la alfombra nuestras inseguridades. La ciencia no es un fin en sí mismo, es una gran herramienta, creada, desarrollada y profundizada a diario para mejorar la vida humana. La vida humana sí es un fin en sí mismo. Es comprensible la complementariedad opuesta que desarrolla la lógica aristotélica con el pensamiento platónico, sin embargo, después de 2.500 años, creo que podemos dejar los opuestos complementarios y desarrollar una lógica abarcativa. Ya es tiempo de crecer y aceptar que no es necesario vivir en un extremo para evitar caer en el otro. No para evitar un condicionamiento absurdo y numinoso por el cual justifiquemos nuestras acciones por designios superiores vamos a irnos al extremo de negar la grandeza del Universo que nos rodea.

Cuando nos preguntamos cómo detectar las señales del Universo, junto con asumir cierta premisa de indefensión, estamos asumiendo como válida la premisa anterior sobre la cual se basa esta pregunta. Es decir: existe alguien o algo mayor, bajo el nombre que sea: Universo, Dios, dioses, plan mayor. La definición de “esto mayor” pertenece a la estructura metafísica individual de cada persona, por lo tanto, siempre es una respuesta subjetiva sujeta a la observación e interpretación humana. ¿Está mal eso? No. Simplemente, porque, al igual que los descubrimientos que realizamos a través de la ciencia, lo importante no son los principios en sí mismos, sino, más bien, cómo decidimos usar la información o el conocimiento que generan. En definitiva, lo importante no es la señal, no es el mensaje, lo importante es lo que cada uno decide hacer con la comprensión que le ha generado la señal.

Existe un destino, como existe un movimiento de traslación y rotación de los planetas. Lo importante no es que la Tierra gire alrededor del Sol, lo importante es todo lo que pasa en el planeta. Así como lo importante no es su destino, sino lo que cada uno decide hacer con él.

 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.