access_time 22:40
|
20 de octubre de 2009
|
|
tras dos resoluciones judiciales

Cómo debe hacer un jubilado para reclamar actualización en sus haberes

Los casos Badaro y Capa sentaron sendos precedentes para los jubilados que ganan más de 1.000 pesos. En un fallo, la Corte Suprema nacional determinó que la Anses debe recomponer los montos previsionales de inmediato. Cuál es la situación en la provincia y qué se puede hacer al respecto.

En agosto del 2006, los jubilados que percibían más de 1.000 pesos en concepto de haberes jubilatorios tuvieron una buena noticia: la Corte Suprema de Justicia nacional resolvió a favor de Adolfo Badaro, un jubilado de 75 años que inició acciones legales contra la Anses por el cambio de reglas en relación a la movilidad jubilatoria y un aumento otorgado por la Nación que no lo contempló.
Pero a esta medida, que sienta un precedente judicial para futuros reclamos, se le sumo el viernes otro fallo similar, esta vez, de la Sala II de la Cámara de la Seguridad Social, que hizo lugar a una demanda impuesta por Néstor Capa, otro anciano de 75 años que, tomando como base el caso Badaro, reclamó un reajuste en sus haberes jubilatorios.
El caso Capa, además de fortalecer la sentencia Badaro, lo complementa en un aspecto vital, que es el que ordena hacer efectivo el pago de la actualización inmediatamente.
De este modo, unos 400.000 jubilados de todo el país que cobran más de 1.000 pesos están en condiciones de reclamar reajustes en sus haberes con análisis particulares de la situación.
Básicamente, la queja formal es de actualizaciones en los montos percibidos, atentos a que la franja de jubilados que perciben más de 1.000 pesos sólo recibió un aumento en los últimos 16 años, y esta situación ha perjudicado sustancialmente el nivel de vida de los abuelos.el primer caso. Adolfo Badaro demandó a la Anses por cambiar las reglas de juego en materia de movilidad de haberes. El jubilado denunció ante la Justicia que esta situación de cambio (ver aparte) lo había perjudicado en su calidad de vida, debido a que desde el 2002 y hasta el 2006, los gobiernos sólo habían otorgado dos aumentos. A esto se le sumó el agravante de la crisis del 2001, ocasionando que su poder adquisitivo cayera sensiblemente.
Además, Badaro advirtió a la Corte que en el período 2002-2006 fueron otorgados dos incrementos jubilatorios, uno de 10% en el 2004 para los que ganaban menos de 1.000 pesos y otro de 11% en el 2006 para todos los jubilados.
Badaro quedó excluido del aumento del 2006, y en su presentación esgrime que esta situación atenta contra sus derechos constitucionales, echando mano al artículo 14 bis, que establece las normativas básicas de la seguridad social.
En este caso, el tribunal interpretó que a Badaro le asistía la opción de reclamar, teniendo en cuenta que los aportes que el hombre había realizado a lo largo de su vida laboral tenían carácter de confiscatorio y que en la actualidad estos aportes no se veían reflejados en el beneficio del retiro, es decir, había aportado más que otros en carácter contributivo y ahora sus haberes eran magros.el segundo. Por su parte, el viernes, una resolución que tomó como base los fundamentos del caso Badaro tuvo dictamen judicial. Se trata del fallo Capa, que reclama lo mismo, pero en este el tribunal tuvo en cuenta un detalle vital:?el tiempo.
Así, la Sala II de la Cámara de la Seguridad Social ordenó por vía cautelar la actualización de los haberes del jubilado de forma inmediata.
De esta manera, por más que la Anses decida apelar la medida, el pago debe hacerse efectivo, a pesar de que la cuestión de fondo no esté resuelta.
La inmediatez en el pago tiene fundamentos humanos sí se quiere. Dos de los tres integrantes del tribunal fundamentaron su decisión haciendo hincapié en los últimos años de los pasivos.
"La exigencia de una Justicia efectiva y rápida, principio elemental de toda materia sometida a litigio, cobra especial relevancia en el caso de los pasivos, donde el transcurso del tiempo es un factor trascendente y constituye un elemento esencial de la decisión judicial. De nada sirve el ajuste de un haber previsional cuando ya no exista quien habrá de recibirlo", afirmó en el fallo el juez Emilio Fernández.
De este modo, todos los jubilados del país que presenten características similares a estos casos pueden iniciar un reclamo de actualización de haberes.
"Estos fallos son trascendentes en materia previsional, son muchos los jubilados que a raíz de la falta de reconocimiento estatal vieron perjudicado su estándar de vida. También, estos fallos pueden adaptarse a los casos de pensiones, es decir, de gente que cobra los haberes de un fallecido, quienes también exigirán una actualización. Lo que la gente debe saber es que las actuaciones pueden iniciarse desde la provincia y que cada caso debe analizarse particularmente", explicó la abogada previsional Daniela Gallegos, consultada por este diario para que explicara los alcances de la resolución judicial.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.