Por el Zonda, suspendieron las clases en Potrerillos

access_time 18:38
|
17 de mayo de 2018
|
Salud

¿Cómo afecta el estrés a las mujeres?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1526586948245estr%C3%A9s.jpg

Cambios hormonales, alteración en el ciclo menstrual, caída de cabello y problemas en el deseo sexual son algunos de los síntomas que puede provocar.

Las personas pueden sufrir de estrés debido al exceso de responsabilidades, preocupaciones o situaciones de pérdida. Cabe mencionar que el estrés potencia la acción del sistema endócrino y genera cambios físicos que provocan inestabilidad emocional y hasta puede causar algunas enfermedades graves.

De acuerdo con los especialistas, el organismo reacciona a momentos de tensión o amenaza poniéndose en estado de alerta, activando una serie de reacciones bioquímicas para salvar a la personas.

¿Qué pasa con las mujeres?

En tanto que el estrés en las mujeres puede originar cambios hormonales, alteraciones en el ciclo menstrual, problemas en el deseo sexual, incluso amenorrea -falta o desaparición de la menstruación-, que si se asocia a bajos niveles de estrógenos por un período muy prolongado, puede ocasionar descalcificación ósea y atrofia de órganos genitales debido a padecer un alto nivel tensional.

La especialista en Psicología de Hospital Quirónsalud Torrevieja, Nuria Javaloyes, señala que "muchas mujeres deciden embarcarse en la aventura de compatibilizarlo todo, intentando llevarlo todo bajo control y se exponen a diario a elevadas demandas cruzadas tanto en el trabajo y en sus casas generando altos niveles de estrés crónico".

De esta forma, al mantener durante todo el día niveles elevados de hormonas de estrés pueden aparecer síntomas físicos desde dolores de cabeza, contracturas, problemas intestinales, problemas cardiacos hasta una caída en el sistema inmunológico.

Es el denominado 'Síndrome de estrés crónico' que puede aparecer con síntomas psicológicos como angustia, frustración, irritabilidad, ansiedad, depresión, caída de cabello o cansancio crónico, entre otros. Con todo ello, también se puede ver afectada la capacidad de tener más hijos ya que la mujer estresada no se encuentra en condiciones óptimas ni psicológicas ni físicas para volver a ser madre.

Cambios hormonales

La especialista en Ginecología y Obstetricia de Hospital Quirónsalud Murcia, la doctora Paula Soriano, señala que las alteraciones en el ciclo menstrual es "uno de los cambios que pueden presentar las mujeres con altos niveles de tensión, incluso a las que tienen una menstruación regular, se les puede tornar irregulares".

Asimismo, ha señalado que para disfrutar de una vida sexual normal y placentera, deben influir diversos factores, como la salud física, tranquilidad emocional y que todos los sentidos estén enfocados en el momento íntimo.

Sin embargo, los altos niveles de preocupación y ansiedad que provocan los altos niveles de tensión, "entorpecen los mecanismos propios de su respuesta sexual normal". "De forma física se presenta de varias maneras destacando la lubrificación vaginal", asegura la doctora.

Disminución de la fertilidad

El estrés severo puede llegar a alterar el sistema de reproducción femenino, ya que puede producir amenorreas o ausencia de menstruación que en muchas ocasiones ocurren en mujeres que están sometidas a situaciones de gran ansiedad.

Pero, otro factor de riesgo importante tanto para alteraciones menstruales como dificultad para lograr embarazo es la mala alimentación, la cual en muchas ocasiones genera pérdidas de peso responsables, a su vez, de alteraciones, de la misma manera que el estrés, del eje hipotálamo-hipófisis-gonadal.

Además, la doctora Soriano recuerda, "la influencia negativa del alcohol, las drogas y el tabaco, no solo a nivel ginecológico sino en todos los aspectos de la salud de la mujer". Por lo tanto, todas aquellas situaciones que de una u otra manera afecten al adecuado funcionamiento de los ovarios y puedan influir negativamente en la ovulación, afectan a la salud reproductiva de la mujer.

En cuanto al estrés, en muchas ocasiones, para tratar de aliviarlo adoptamos comportamientos poco saludables, ya que hay cierta tendencia a mala alimentación, tabaco y/o alcohol. Estos comportamientos pueden hacernos sentir mejor a corto plazo, pero a la larga, resultan "perjudiciales". Por el contrario, se recomienda practicar actividad física, realizar técnicas de relajación o simplemente desarrollar alguna actividad motivadora.

Recordá,  que si se tiene alguna de estas molestias, es importante acudir inmediatamente a un especialista médico para que pueda darte un diagnóstico completo sobre tu salud. No te automediques, ya que podrías complicar aún más el mal del que estarías sufriendo.

 

 

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.