access_time 10:21
|
16 de julio de 2019
|

Salud

¡Comenzá a ejercitarte este invierno!

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/156328223685026.jpg

Consejos para iniciarte en la actividad física ¡y no abandonar en el intento!

Dice la frase que “el cuerpo del verano se hace en el invierno” y, a pesar que las temperaturas más bajas  del año se den en esta época sumado a la ingesta de alimentos más calóricos son factores que a veces “juegan en contra” con la decisión de realizar actividad física, es importante dar el paso y comenzar en pleno julio a mover el cuerpo.

Los beneficios de moverse

Se pasa una gran parte del día en el escritorio trabajando, luego sentados en el auto o el colectivo, para llegar a casa a descansar al sillón. Así, con este círculo a veces tan vicioso, es natural que el sedentarismo propio de la vida moderna implique grandes riesgos para la salud: propicia la obesidad y aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares como la hipertensión y la diabetes.

Así, es importante crear el hábito de hacer deporte desde edades tempranas lo cual permitirá aumentar la calidad de vida y prevenir esos riesgos. Por eso, desde la familia, es importante educar a los más chicos para habituarlos la práctica de ejercicio. Claro que para los adultos que aún no están habituados, nunca es tarde para empezar a moverse.

Además de los beneficios en el organismo, hacer ejercicio es muy beneficioso a nivel emocional. Las endorfinas que se generan ayudan a combatir el estrés, la depresión, el mal humor. En resumen, hacer ejercicio hace sentir más felices, sobre todo si es en contacto con la naturaleza, aprovechando los paisajes lindos de nuestra Mendoza.

Pero, ¿cómo hacerlo? Veamos entonces algunos consejos para iniciarse en la actividad física, pero, sobre todo, para no abandonar en el intento. 1, 2, 3 …¡listas!

Es el momento de decir sí y empezar de verdad. Esto no significa que sea fácil, pero sí que hay que ser convincente, creerlo  y, ¡tener ganas!

 
1. Fijarse un objetivo. Preguntarse que es lo que se quiere conseguir, cuál es el propósito, la meta. Una vez que se tenga claro lo que quiere y necesita, será mucho más fácil planificarse y empezar a trabajar en ello.

2. Confiar en uno es la base de cualquier propósito. La confianza da poder a la persona, le da fortaleza y muy importante, también da seguridad. Algo que se necesita siempre en los inicios y que, gracias a ello, la persona verá que puede ser capaz de todo. Sin embargo, la falta de confianza puede limitar todo el potencial que ella tiene y se convertirá en un obstáculo para lograr lo que quiere.

Tener más confianza en uno mismo forma parte del bienestar de la persona, de su satisfacción con la vida y se vuelve necesario para mejorar su rutina diaria, por ello es importante saber que la confianza se entrena, se trabaja, hay que tener ambición para poder conseguir los objetivos además de disciplina.

 

3.  Comparte tu inicio sí sola te cuesta, ¿por qué no hacerlo acompañada? Compartir ayuda a sacar lo mejor de uno, también se generan nuevos aprendizajes y además se logra algo muy importante: se socializa. Compartir es crecer.

4. Planificar la actividad física. Para mantener cualquier objetivo es necesario crear una rutina, fijarse unos días de entrenamiento a la semana y ordenar las actividades. Una planificación puede ser de gran ayuda para asegurar la progresión, darle lógica a lo que se está haciendo y para mantener la motivación. Esta planificación siempre pautada por profesionales y muy importante, personalizada. 

Consejo: si se empieza de cero, es importante hacerlo con cabeza, de nada sirve entrenar todos los días durante una semana y tenerlo que dejar a la siguiente, por no poder más. Hacerlo de forma progresiva, que sea el propio cuerpo el que pida más.

5. Mantener una dieta equilibrada. Para poder seguir una rutina de ejercicios es necesario además, estar sana y fuerte. El tener energía cada día es fundamental para tener ganas y querer un poquito más. Una dieta equilibrada consta de comer de todo, prohibido las restricciones y las dietas agresivas, que solo producirán ansiedad, estrés y cero disfrute.

6. Visualizar. Siempre que se proponga algo nuevo, es importante visualizarlo. Este ejercicio ayuda a representar mentalmente las ideas. Es una técnica muy útil para desarrollar y enfocar las capacidades creativas hacia tus metas. La visualización hace entrar en acción, ser constantes, ser coherentes con lo que se quiere y estar bien enfocados. La constancia y la disciplina son dos valores esenciales para conseguir cualquier cosa, además de mantener una mente positiva.

¡Ya no tenés excusas! Aplicando estos puntos clave para iniciarse en la actividad física solo dependen de uno, de las propias ganas, fuerza y motivación. ¡Qué el invierno no te gane!

 

 

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.