No laborable: los estatales tendrán asueto el 24 y el 31

access_time 08:23
|
13 de marzo de 2018
|
Negocios

Colombia quiere ser proveedora mundial de marihuana legal

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1520940152980part_one.jpg

A pesar de que los principales mercados clandestinos aún no se abren a esta industria, sí lo han hecho ya varios países de Europa.

Colombia está buscando convertirse en la Arabia Saudita de la marihuana legal. La nueva industria está surgiendo en las afueras de Medellín, donde Pablo Escobar llevó la marihuana en la década de los setenta, antes de convertirse en el “Rey de la Cocaína”.

Quince años después de su muerte en su última acción de resistencia a la ley, las plantas de cannabis están floreciendo en las colinas de color esmeralda situadas a las afueras de la ciudad, esta vez con el beneplácito del gobierno.

”Estás viendo la historia”, señaló Camilo Ospina, jefe de innovación de PharmaCielo Colombia Holdings. Su compañía es una de las tantas que forman parte de la cada vez más creciente cantidad de corporaciones que buscan aprovechar la marca “made in Colombia” en esta nueva era de legalización.

”Nuestra ventaja es que la marca colombiana ya tiene un significado por sí mismo. Queremos intensificar eso, para que el cannabis colombiano sea el que quieras comprar”, remarcó. Colombia sigue siendo un semillero para la producción de drogas ilegales: un informe de la Agencia de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), del año 2017, mostró que Colombia es la principal fuente del 92 por ciento de la cocaína incautada en suelo estadounidense.

Después de 18 años y más de USD 10,000 millones gastados en el Plan Colombia, el esfuerzo financiado por Estados Unidos para contrarrestar a los carteles y a los cultivadores de coca, la producción de cocaína, ahora, está en su punto más alto. Sin embargo, cuando se trata de marihuana, Colombia está tomando un nuevo rumbo: si no puedes vencerlas, regúlalas.

En 2016, el país aprobó una ley histórica que legaliza la marihuana medicinal para uso doméstico y de exportación, sentando las bases para la nueva industria. El gobierno comenzó a entregar las primeras licencias de cultivo, procesamiento y exportación de cannabis medicinal en septiembre del año pasado, con 33 compañías que recibieron la luz verde.

Los cultivadores legales, como PharmaCielo, de propiedad canadiense, ahora tienen plantas de prueba para sus próximas líneas de producción, con las primeras ventas y las exportaciones comerciales programadas para los próximos meses. Convertirse en el proveedor mundial de cannabis legal no será fácil.

El mayor mercado potencial, Estados Unidos, permanece cerrado, e incluso en aquellos estados donde se ha legalizado su uso se prohíben las importaciones de marihuana. Sin embargo, en algunos países donde la industria está creciendo, como Alemania, Perú, Italia o Croacia, se considera un mercado de exportación en rápido desarrollo para la marihuana medicinal. Canadá y los Países Bajos, en la vanguardia del negocio de la marihuana legal, han comenzado a satisfacer esa demanda con varias empresas que ya exportan cultivos en el país.

Pero Colombia, subrayan los funcionarios, es el lugar lógico para el futuro de la industria. Con un clima muy adecuado para la planta de cannabis, el país suministró la mayor parte de la marihuana ilícita consumida en Estados Unidos durante la década de los setenta y ochenta, una dudosa corona que luego perdió ante México. A medida que más países aprueban alguna forma de legalización, Colombia está empeñada en recuperar su dominio global, aunque a través de licencias de exportación y procedimientos aduaneros en lugar de hacer envíos clandestinos durante la noche.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.