access_time 17:29
|
20 de septiembre de 2020
|
|
Lucha contra el Narcotráfico

Cocaína oculta en una batería: la búsqueda de los compradores

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1600629230580Portada%20narcos%20bater%C3%ADa.jpg
El trío de sospechosos quedó a disposición de la Justicia para determinar responsabilidades.

Luego del secuestro de tres kilos de droga y en una modalidad poca veces vista, en la PCN analizan teléfonos y otras pruebas para identificar el lugar donde iba el cargamento. Estiman que Catriel, Río Negro.

Una información confiable y precisa trabajaron la semana pasada los efectivos de la División Robos y Hurtos de Investigaciones, que permitió gracias a los trabajos de campo el secuestro de poco más de tres kilos de cocaína oculta en el interior de la batería de un auto en Guaymallén.

Desde ese momento, los detectives de la Policía contra el Narcotráfico (PCN), que participaron activamente del procedimiento para lograr el secuestro, iniciaron una pesquisa para intentar conocer el destino final de esa droga, cuyo valor alcanza los cinco millones de pesos en la calle (se comercializa a más de 10 mil dólares el kilo).

La investigación permitió la captura de tres sujetos oriundos del citado departamento. Y un detalle que no es menor: estaban relacionados a un parripollo que terminó siendo allanado en búsqueda de más pruebas para desarticular la organización, debido a que existen pruebas de que trasladaban el vehículo donde se encontraba oculta la droga en un camión que habían contratado para "simular" una venta en la provincia de Río Negro.

El objetivo para los sabuesos de la PCN se trasladó en estos días en ubicar a los compradores del polvo blanco. Y para eso secuestraron cuatro teléfonos celulares que están siendo analizados para develar las conexiones que mantuvieron con personas oriundas de la Ciudad de Catriel.

Lo cierto es que es estos tres sujetos, identificados como Marcelo Raúl Barbosa, Marco Ariel Quiroga y Adrián Marcos Gerbi, terminaron detenidos a disposición de la Justicia federal por el transporte del estupefaciente con fines de comercialización.

Sorprendidos

La medida se desarrolló el miércoles por la tarde, pasadas las 14, en calles Manuel A. Saez y Félix Suarez de Guaymallén. Los policías de Robos y Hurtos trabajaban el dato -gracias a un informante- sobre el tráfico de cocaína de máxima pureza.

Los datos recolectados apuntaban contra un grupo de hombres mayores que había acondicionado un vehículo marcha Chevrolet modelo Aveo gris en un taller de la zona para esconder tres ladrillos de droga. Y hasta la citada intersección se dirigieron los policías.

Allí encontraron e interceptaron el citado rodado, arriba de un camión VW porque, al parecer, presentaba algunos desperfectos mecánicos. Lo estaban trasladando hacia otro lado. Y unos metros más atrás, tres hombres circulaban en un Peugeot 207 a modo de custodia.

Con la situación controlada, los investigadores consultaron al camionero sobre su trabajo. Oriundo de San Rafael, el trabajador del volante les dijo que su jefe le había solicitado que vaya a buscar un auto al Gran Mendoza para llevarlo hasta Catriel. Aportó que pasó por un taller guaymallino y que allí cargaron el Aveo.

Ver también: Hallaron tres kilos de cocaína en la batería de un auto

Según le comentó quien dijo ser el dueño del rodado, el sujeto identificado como Barbosa, lo trasladaban hasta la provincia sureña porque un hombre llamado "Juan" iba a comprarlo.

Mientras los detectives hablaban con el camionero, notaron la presencia "nerviosa" del trío de sujetos que se movilizaba en el 207. Por eso fueron a hablar con el grupo. Barbosa fue quien aseguró que el auto era suyo. Adentro de ese auto, tenían la llave de arranque y otra batería del Aveo.

Al ser interrogados, mostraron contradicciones y malestar. Ante esta situación, los sabuesos solicitaron la presencia de un perro rastreador de drogas. Así fue que llegó hasta la escena el can Apolo, de la PCN.

Comenzó inspeccionar el Aveo, se detuvo en el capot y detectó la presencia de estupefacientes en el sector del motor. Los policías notaron que la batería que tenía había sido adulterada: presentaba alteraciones en la carcasa y la habían sellado con silastic.

Ya con la presencia de un testigo, abrieron la batería y encontraron tres paquetes sellados. Se trataba de cocaína. Y el peso total fue de 3.079 kilos. Las autoridades judiciales ordenaron la detención de Barbosa, Quiroga y Gerbi y su traslado a la U-32 para que se determinen las responsabilidades.

No se tomaron medidas con el camionero (le reintegraron el camión y el remolque) y sólo le incautaron el teléfono celular. Su aparato y los del trío de sospechosos también fueron secuestrados con el objetivo de realizar un peritaje y ver las conexiones con Catriel.

Cuatro horas después, se desarrollaron allanamientos en diversos domicilios (principalmente, en el barrio Fuerza y Progreso y sobre calles Manuel A. Saez y Venezuela). Hubo secuestro de documentación y de dinero en efectivo (más de 38 mil pesos).

Días después se desarrollaron procedimientos en un parripollo donde de calle Allayme, donde tendrían base de los acusados.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.