access_time 01:19
|
9 de octubre de 2006
|
|
MAPA POLÍTICO

Cobos admitió que le gustaría ser vice de K

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/181/938/000181938-20111120061009_02_1275465.jpg

El gobernador aseguró que acepta el mandato de su sector de secundar al presidente de la Nación en una eventual candidatura. Roberto Iglesias dice que Cobos ya se fue de la UCR.

    El gobernador Julio Cobos fue contundente ante lo que decidieron los radicales pro Kirchner el sábado, durante una reunión en Córdoba: “Acepto el mandato con mucha confianza en Mendoza”. En definitiva, lo que confirmó fue lo que hasta ahora todos decían –menos él– y es que, luego de que selle oficialmente un pacto con el presidente de la Nación, está dispuesto a ser el vice en una fórmula electoral para el año que viene.
 
    Detrás de esta afirmación, explicó en detalle cómo se moverá de ahora en más su sector interno del radicalismo. Y dijo que habrá movidas regionales con dos o tres gobernadores que comulgan con su idea y que comenzarán una gira por varias provincias. Pero lo más fuerte se vivirá el viernes en Guaymallén, donde preparan un acto para unas 4.500 personas (ver aparte).

    Mientras tanto, su enemigo político, el presidente de la UCR nacional, Roberto Iglesias, pidió que no creyeran que apelaba a una ironía al decir: “Me parece fantástico que por fin se blanquee la situación, porque hace un año que vengo diciendo que Cobos arregló con Kirchner y ahora se ven bien claras las cosas”.

    Comentó que hasta el viernes había dos peleas, la política y la legal, pero que, a partir del acto de Córdoba, queda sólo definir de qué manera los pro K quedan fuera del partido. Uno de sus más fervientes amigos, el senador y presidente provisional del Senado, Mauricio Suárez, fue más duro: “Si se les puede pedir un acto de sensatez, deben irse del radicalismo y dejar que la UCR sea una alternativa válida para la democracia y la república”.

    CONTRAOFENSIVA. Si bien la disputa se plantea a nivel nacional, Mendoza es un escenario privilegiado para ver de qué manera el centenario radicalismo se parte al medio. Es que no es menor la situación, porque los principales protagonistas son Cobos e Iglesias y a esto se le suma que en esta provincia se dará el puntapié a la militancia liderada por el cobismo a nivel nacional. De todas maneras, esto no quedará aquí.

    Cobos ayer fue contundente cuando se le consultó sobre cómo piensa que va a continuar esta situación: “Nosotros seguiremos por nuestro camino”. Minutos más tarde, uno de los dirigentes que lo acompañaba y que hoy preside la Cámara de Diputados, Andrés Marín, disparó contra Iglesias.

    “Se ha equivocado y eso lo demuestran los hechos, porque, primero, se peleó con nosotros, después se alió con los radicales de Buenos Aires, y ahora se distancia de ellos también”, remarcó el legislador. En realidad, desde los dos sectores dicen que su oponente se va quedando solo. Desde el iglesismo, aseguran que el acto del sábado fue una radiografía de que el “verdadero radicalismo” no quiere una alianza con Kirchner y contabilizan que al encuentro fueron pocos dirigentes.

    A la vez gritan fuerte que Iglesias llegó ayer del Norte del país donde encabezó un acto y le fue bien. Del otro lado, los cobistas sacan a relucir los análisis de las encuestas que se barajaron en Córdoba: 70% de los consultados en todo el país ve como necesario que los dirigentes se pongan de acuerdo por encima de los partidos políticos y que, a la hora de analizar si Cobos y su gente debe irse del radicalismo, sólo 11% contesta que sí.

    LO QUE VIENE. Para Iglesias, la posible intervención de la UCR mendocina no está determinada. Dijo que esto se analizará en el Comité Nacional, junto con la situación de otras provincias, pero que no se tomarán decisiones unilaterales, sino que se verá la conducta del conjunto.

    Y en esto, en el caso local, entrará en juego lo que suceda en el próximo congreso partidario, ya que el comité provincial decidió convocar a los congresales para que el partido defina de qué lado quedará parado en las próximas elecciones. “El comité mendocino no se definió bien.

    Dijo ‘ni’ ante un arreglo con Kirchner y eso no puede pasar”, remarcó Iglesias, y repitió: “Los que están con K no están en el radicalismo”. Pero los cobistas y el mismo gobernador dicen que son ellos los que tienen el poder, los que pueden decidir, en definitiva, qué hacer. Y se basan en que su sector es quien tiene la mayor cantidad de dirigentes en cargos ejecutivos en varias provincias. Incluso,machacan con la idea de que el ex mandatario mendocino se alió con Raúl Alfonsín y sus seguidores, quienes no lograron obtener 2% de votos en las últimas elecciones, con Leopodo Moreau a la cabeza y como candidato a presidente.

    OTRO ESCENARIO.
La pelea no sólo se dará en lugares populares, sino también hacia adentro de las instituciones donde hoy el iglesismo y el cobismo comparten poder. Esto es, en la Legislatura y en la Casa de Gobierno. Según algunos seguidores de Iglesias, en pocos días, Cobos se desprenderá de algunos funcionarios que vienen de la gestión anterior.

    Se habla, sobre todo, de personas de segunda línea. Sin embargo, el gobernador dijo ayer que no despedirá a quien sea leal con su gestión. Lo que, si bien ratificó a algunos en sus cargos, dejó abierta la puerta para que otros se vayan.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.