access_time 21:58
|
13 de noviembre de 2012
|
|

exposición

Clemente y Caloi viven ahora en el barrio de San Telmo

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/274/434/000274434-201211clemente2_2283738.jpg

Una escultura de un Clemente futbolero quedó expuesta junto a un mural de banderines y colores nacionales con la leyenda "Tiren papelitos muchachos".

Clemente, el personaje que nació de la pluma del maestro Caloi, fallecido el 8 de mayo pasado, desde hoy forma parte del Paseo de la Historieta, un recorrido de seis cuadras por el barrio porteño de San Telmo, donde ya están inmortalizados Mafalda, Isidoro Cañones, Larguirucho y Matías.

Al compás de una batucada con cantos de cancha, la escultura de un Clemente futbolero quedó expuesta junto a un mural de banderines y colores nacionales, que con la leyenda "Tiren papelitos muchachos", testimonian la esencia de este personaje creado en 1973 por Carlos Loiseau.

La escultura, realizada en resina de vidrio, fue descubierta esta tarde sobre la calle Balcarce al 450, en presencia de la esposa de Caloi, María Verónica Rodríguez; el hijo del humorista, Tomás; el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi y el jefe de gabinete, Horacio Rodríguez Larreta.

La presentación superó las expectativas de los organizadores: cientos de personas se reunieron no sólo para conocer al nuevo habitante de San Telmo sino también para rendir homenaje a su creador, fallecido en mayo de este año.

Chicos de escuelas y vecinos fueron parte de las más de 200 personas que se agruparon en Balcarce para festejar a este bicho rayado de extraño ADN que a través de más de 10.000 tiras mantuvo el pulso diario no sólo de una ciudad, sino también de un país.

Entre aplausos, flashes y sonrisas, Joaquín Salvador Lavado, más conocido como Quino, se acercó a Clemente -ahora vecino de su pequeña Mafalda, ubicada en la esquina de Chile y Defensa-, se sentó frente a él y lo acarició con una sonrisa que conmovió a las cientos de personas allí reunidas.

"Clemente es el geniecito interno que tenemos todos los argentinos. Y Caloi, es el papá de ese geniecito", definió Quino en diálogo con Télam.

Para María Verónica Rodríguez, "es una linda manera no solamente de recordarlo sino de seguir acercándolo a la gente, que además de tenerlo adentro, ahora puede llevarse una foto o pasar un ratito sentado con Clemente".

Hincha de la selección argentina, Clemente revive con esta escultura de 90 centímetros ese amor: sentado en una grada, escoltado por una bandera nacional en su espalda y en la actitud apasionada de un histórico futbolero.

"Me parece muy acertada la representación, porque Clemente, al igual que Caloi, fueron esencialmente hinchas argentinos. Esta era una de las manifestaciones populares que Carlos defendió en el 78 y que produjo esa guerra simbólica de los papelitos", dijo a Télam su esposa.

Este entrañable personaje nació cuando finalizaba la dictadura militar de Alejandro Agustín Lanusse, en 1973. Caloi quiso hacer una tira suelta, libre, fresca y con mucho absurdo que empezó llamándose Bartolo, ése era el protagonista principal que a poco de andar quedó antiguo (andaba en tranvía) así que Clemente tomó la posta.

Cuando Argentina organizaba el Mundial de Fútbol, Clemente le ganó la famosa "guerra de los papelitos" a José María Muñoz, el relator radial oficialista que se oponía a esta costumbre y desde entonces, tuvo un lugar como prototípico hincha argentino.

El Paseo de la Historieta, ubicado entre las calles Chile, Balcarce, avenida Belgrano y avenida Paseo Colón, es un recorrido que busca homenajear a personajes que marcaron un antes y un después en el humor argentino.

En San Telmo, junto a Clemente conviven la pequeña Mafalda, Largirucho, Isidoro Cañones y Matías. Pronto también se sumarán Don Fulgencio, Gaturro, las Chicas de Divito, el Loco Chávez y Patoruzú.

TEMAS:

El País

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.