access_time 10:35
|
1 de abril de 2020
|
|

Modalidad

Claves para una buena convivencia entre el trabajo en casa y los hijos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1585443911279home%20office.jpg

A medida que crecen los casos de contagiados por coronavirus aumenta esta tendencia que ya se ha instalado en varios hogares argentinos. Ahora bien, la pregunta es cómo se hace para organizar el trabajo en casa con la presencia de niños.

En el mundo crecen los casos de infectados con coronavirus y las empresas, cada vez más, se suman a una tendencia que está en auge: el Home Office, una modalidad que Mendoza comenzó a adoptar de manera preventiva tras el aislamiento social preventivo y obligatorio impuesto por el Gobierno Nacional.

La metodología resulta atractiva para quien la ejerce y tiene beneficios interesantes, tanto para el empleado como para el empleador. Pero también se presenta como un verdadero desafío, sobre todo, para los que tienen que concretarla con hijos en casa.

Home Office: no todo es color de rosa

Más allá de los beneficios que implica trabajar en la comodidad del hogar, hay muchas personas que no advierten lo mismo, sobre todo, aquellos casos en los que no sólo se trabaja en casa sino que se hace acompañados por niños, lo que resulta aún más dificultoso.

Un claro ejemplo es el de Bárbara, que tiene una hija de tres años y un bebé de meses. La mujer es administrativa y, a raiz de la situación que atraviesa el país y el mundo, los directivos de la empresa en la que se desempeña le posibilitaron trabajar en casa.

"Al principio celebré la decisión de mis superiores ya que no iba a tener que trasladarme en micro, con todo lo que ello implica, y estar en casa me permitiría estar más cerca de los chicos. Sin embargo, no todo resultó como imaginaba", comentó Bárbara, que hoy prefiere regresar a su oficina.

Lo cierto es que estando en casa se encontró no sólo con falta de espacio y comodidad para trabajar sino con que no se le respeta su Home Office.

"Durante la mañana yo trabajo y mi esposo cuida a los chicos, pero cada media hora viene a mi habitación, donde monté una oficina improvisada, a consultar cuestiones relacionada con ellos. Eso no sólo me distrae sino que me lleva a resolverlas a mi", aseguró.

La mujer recalcó que es la primera vez que lo experimenta y que le ha resultado muy desafiante. "Con el pasar de los días nos hemos ido acomodando y hemos pautado con mi esposo reglas de convivencia para hacer más llevadera la situación. Hoy casi no tengo que asistirlo con los chicos. Logramos respetar los tiempos y espacios del otro, al menos los adultos", comentó Bárbara.

El caso de Agustina es diferente ya que hace años realiza trabajo en casa y ya la familia se adaptó a la modalidad. "Lo primero que acordamos con mi esposo e hijos es que mientras yo trabajo, no existo. Esa regla fue respetada a rajatabla, incluso, si mi marido necesita algo me escribe un mensaje, tal como si estuviese en la oficina y la respuesta es por el mismo medio", comentó.

Las realidades son distintas porque Agustina tiene hijos de 8 y 10 años que si bien demandan y mucho, no son tan pequeños como el primer ejemplo.

Frente a ese panorama, los especialistas recomiendan tener en cuenta que uno llega al Home Office por una cuestión particular, en el caso de algunos argentinos, por el aislamiento social, preventivo y obligatorio que, en un principio, se extiende hasta el próximo martes 31 de marzo. De modo que lo primero que hay que pensar es que uno no está de vacaciones, tiene obligaciones por cumplir, pero además tiene hijos que cuidar, todo eso en un mismo ambiente y espacio.

Claves para un Home Office exitoso

El Home Office no es una tendencia novedosa, ya muchas empresas han decidido ponerlo en práctica, sin embargo, los que lo adoptan deben tener en cuenta ciertas pautas, sobre todo, si el trabajo se traslada a una casa en la que, además, hay hijos.

"Hoy nos toca estar todos juntos en casa y no por vacaciones sino por una pandemia mundial. Por ello, los que tienen la posibilidad de trabajar en casa deben recategorizar los lugares privados y compartidos. Hay que organizar rutinas y compartir responsabilidades. Acá la clave central está dada por la paciencia del grupo familiar", aseguró la psicóloga laboral, Viviana Imperiale (mat 0034).

La especialista manifestó que lo que hoy viven la mayoría de las familias argentinas es un reencuentro cara a cara, es un desaprender y aprender una nueva rutina. Para llevar adelante el proceso es fundamental tener presente el respeto, la tolerancia y la paciencia.

A la hora de brindar claves para alcanzar un Home Office exitoso, Imperiale detalló:

  • Repartir los roles: si los dos padres trabajan en casa, lo ideal es que se dividan por turnos y mientras uno desempeña su obligación el otro se ocupa de los menores.
  • Buscar un espacio destinado al trabajo: el mismo tiene que estar, dentro de las posibilidades, en un sitio diferente al que se encuentre el resto de la familia.
  • Organizar horarios
  • Plantear normas y reglas que deben ser respetadas y cumplidas: cuando uno trabaja el resto de la familia tienen que saber que no debe molestar ni interrumpir.
  • Cuidar el espacio físico donde uno trabaja: lo ideal es que la persona se ponga a trabajar con el mismo atuendo que usa cuando va a la empresa, no en pijama o short  y remera, eso lo ayudará a compenetrarse con la obligación. Es necesario también tomarse ciertos recreos para despejarse, tal como lo hace en su trabajo, y, lo fundamental, todos los integrantes de la familia deben entender y respetar que esa persona está trabajando, no está de vacaciones o a disposición de uno.

Home office con niños, un verdadero desafío

Más allá de los beneficios que genera trabajar en casa, muchos hoy se encuentran con el dilema de no sólo tener que trabajar en sus hogares sino también hacerlo con hijos en casa, lo que implica una organización diferente en el hogar.

La psicopedagoga Nancy Caballero (mat 171) aseguró que lo fundamental en estos casos es poner orden y disciplina. Los padres lo necesitan para trabajar y los chicos para recrearse y realizar sus tareas escolares.

"Esta situación que está atravesando el país no se debe vivir como un castigo sino como una oportunidad para estar con los hijos, para compartir momentos que con la vorágine del día a día no existen. Si no desayunan todos juntos, al menos obligarse a almorzar en familia, aprovechar para dialogar, para mirarse a los ojos, para reencontrarse, para volver a jugar", manifestó Caballero.

Por su parte, la psicóloga infantil, Natalia Duarte (mat 1796) explicó que "lo más importante es acompañarnos como padres y familia, cada uno en su singularidad, con las herramientas emocionales y psicológicas que podamos instrumentar en esta crisis que nos toca atravesar como sociedad".

Sobre las pautas que deben cumplirse para lograr una buena convivencia entre el Home Office y los hijos, la licenciada enumeró:

  • Hay que ser más flexibles y tolerantes frente a rutinas y tareas escolares.
  • Utilizar las herramientas tecnológicas que tengamos disponibles como películas, cuentos y videos para entretener a los chicos.
  • Hacer uso de juegos lúdicos, muchos se pueden descargar de la web en forma gratuita, eso permitirá compartir agradables momentos.
  • Tener una actitud de escucha frente a la demanda de los chicos, es decir, escuchar con la oreja y el corazón. Es un momento clave para conocernos más con los chicos, para redescubrirnos.
  • Participarlos en que piensen y propongan actividades para ellos, que las realicen cuando los padres están trabajando, por ejemplo, higienizar el hogar.
  • Realizarles un cronograma con horarios a respetar: ellos deben hacer tareas escolares, es una obligación, y lo ideal es cumplirlas día a día para que no se junten muchas y después se vean sobreexigidos.
  • Informarse e informarlos sobre la realidad que vive el país sin alarmar ni llegar a la angustia. Los chicos son perceptivos y todo lo comprenden.

 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.