Cuando se acerca una tormenta sentimos un olor muy placentero que muchas veces asociamos a la tierra mojada.

El origen de esa fragancia tan particular fue explicada por el Servicio Meteorológico Nacional. 

Ese aroma se llama Petricor que es una combinación de aceites de plantas, compuestos químicos y microorganismos del suelo que se liberan a la atmósfera.

“Cuando una gota golpea la superficie, atrapa minúsculas burbujas de aire en el punto de contacto. Al igual que sucede en una copa de champán, las burbujas viajan hacia arriba a través de la gota, explotan en la superficie y liberan aerosoles y partículas del suelo que dan ese olor tan característico”, indicó el SMN en un video.