access_time 08:09
|
31 de julio de 2021
|
|
Salud

Así cambian las uñas con el coronavirus

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1627693353059alcohol%20en%20gel.jpg

El COVID 19 también puede dejar secuelas en esta parte del cuerpo, algunas pueden durar pocas semanas, pero otras permanecer durante meses.

Los profesionales de la salud siguen estudiando los efectos a largo plazo del COVID 19. Los síntomas más graves tienen prioridad en la investigación, sin embargo, también analizan la falta de gusto, la fatiga y los daño en los pulmones.

Un nuevo estudio de la Universidad de Bolonia (Italia) se ha fijado en las uñas y cómo éstas se ven afectadas tras transitar esta enfermedad. Una pequeña cantidad de pacientes han notado cómo sus uñas se ven descoloridas y ligeramente deformadas semanas después de haber tenido Covid-19.

El primer síntoma que se presenta es una marca en forma de media luna roja convexa, sobre la parte más blanca de las uñas. Una cantidad considerable de pacientes lo han notado en menos de dos semanas tras ser diagnosticados.

Este tipo de patrones, puede aparecer como síntoma de otras enfermedades, pero su posición, en el nacimiento de la uña, es exclusiva del coronavirus y por tanto podría funcionar como indicativo de la enfermedad. Aunque estos síntomas se han detectado en varias personas, no es algo común.

La causa de esta media luna no está clara. Los expertos en salud barajan dos teorías. Que hayan surgido al dañarse los vasos sanguíneos a causa del virus, o que sean pequeños coágulos de sangre fruto de la respuesta de nuestro sistema inmune contra la enfermedad.

Ver también: Coronavirus en Mendoza: 532 nuevos casos y 17 muertes

Estas marcas han aparecido incluso en pacientes asintomáticos, pero no hay por qué preocuparse, en todos los casos solo han durado entre una y cuatro semanas antes de desaparecer.

En casos más graves, los pacientes han visto cómo ha aparecido pequeños relieves negativos en sus uñas, aproximadamente a las cuatro semanas de pasar la enfermedad. Se las llama líneas de Beau y no son exclusivas de este virus.

Éstas aparecen cuando el cuerpo sufre un periodo de estrés físico y el crecimiento de las uñas se detiene para desviar recursos a superar el problema. Cuando nos recuperamos las uñas vuelven a crecer. Sabiendo que las uñas crecen entre dos y cinco milímetros al mes podemos deducir cuándo ocurrió la etapa de estrés, si medimos lo alejada que este la línea del nacimiento de la uña.

Fuente: QUO

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.