access_time 12:44
|
1 de septiembre de 2006
|
|

China sigue envejeciendo

No temas matarte o trabajar de joven, sino a morir pobre de viejo?, reza un antiguo refrán chino. Sin embargo, la posibilidad de llegar a la edad de jubilación no sólo pobre sino solo es cada vez más probable en China.

    “No temas matarte o trabajar de joven, sino a morir pobre de viejo”, reza un antiguo refrán chino. Sin embargo, la posibilidad de llegar a la edad de jubilación no sólo pobre sino solo es cada vez más probable en China. El gigante asiático tiene una población que envejece rápidamente. A finales del 2005, el número de personas por encima de 65 años superó por primera vez los 100 millones. El porcentaje de la población mayor llega a 7,69 por ciento, según el último dato demográfico. Y hay incluso 144 millones de chinos que están por encima de los 60 años, más de uno de cada diez, 11,03 por ciento.

    Según las estimaciones de la ONU, además, en el 2050 casi uno de cada tres chinos tendrá más de 60 años. La política de un niño por familia ha colocado a los jóvenes del país ante el irresoluble problema del “1-2-4”: cada hijo debe mantener a dos padres y cuatro abuelos. El Reino del Centro no está preparado para esta “Revolución silenciosa”. Desde 1999, China posee ya una “sociedad envejecida”, que según definición de la ONU, se alcanza cuando 7 por ciento de la población se ubica por encima de 65 años.

   Antes de llegar a este punto, los países desarrollados alcanzaron en su mayoría un alto nivel de vida, con ingresos de entre 5.000 y 8.000 dólares por cabeza. Sin embargo, China está aún en los 1.000 dólares. “China es el único país del mundo que envejece antes de hacerse rico”, aseguró un nuevo informe de la Academia de Ciencias de Pekín. Todavía peor. China perderá, en el largo plazo, su ventaja competitiva más importante debido al envejecimiento: el ejército de mano de obra barata. A causa de los fuertes controles de natalidad, los jóvenes son cada vez menos, advierten los científicos.

    El número de trabajadores alcanzará su máximo en el 2016, pero a partir de entonces, se reducirá año tras año. El crecimiento económico de China depende sencillamente de una producción de trabajo intensivo, lo que no cambiará en “mucho tiempo”, añade. China tiene que alimentar a un quinto de la población mundial con sólo 7 por ciento de la superficie agraria, sin mencionar los daños al medio ambiente y la escasez en los recursos hídricos. Ahora China se enfrenta con una estructura de población desequilibrada. Para ralentizar el rápido envejecimiento, los expertos proponen que, en el futuro, se permitan dos hijos por pareja.

TEMAS:

Opinión

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.