access_time 13:55
|
8 de septiembre de 2006
|
|

CONSECUENCIAS DEL ABUSO

Chicos violados pueden tener problemas sexuales crónicos

Si bien existen maneras de abordar las consecuencias del abuso sexual infantil, las secuelas de esta forma de maltrato son difíciles de superar. Una de las más importantes es que el chico abusado difícilmente tendrá una vida sexual plena en el futuro, sino todo lo contrario: podrían presentar disfunciones sexuales crónicas. Al respecto, la psicóloga Carolina Pérez explicó que, si la violación es propiciada por el padre, la proximidad del vínculo convierte a la situación en doblemente traumática.

    Si bien existen maneras de abordar las consecuencias del abuso sexual infantil, las secuelas de esta forma de maltrato son difíciles de superar. Una de las más importantes es que el chico abusado difícilmente tendrá una vida sexual plena en el futuro, sino todo lo contrario: podrían presentar disfunciones sexuales crónicas. Al respecto, la psicóloga Carolina Pérez explicó que, si la violación es propiciada por el padre, la proximidad del vínculo convierte a la situación en doblemente traumática.

    Sin embargo, ofreció algunas pautas sobre las manera correcta en la que se debe comenzar a tratar el problema desde lo psicológico y afectivo. Lo primero que conviene es asegurar al niño víctima del abuso que no es responsable de la situación. Pérez argumentó que esto es indispensable en los primeros encuentros con el profesional, porque suele ocurrir que el menor manifiesta sentimientos de responsabilidad por haber seducido al adulto. “Lo importante es que entienda que el único causante de su sufrimiento es el agresor y que este no tiene claro lo que es el amor”, sostuvo la profesional.

    Además, resulta indispensable que durante las horas de terapia el menor pueda expresar todos sus sentimientos negativos, miedos, angustias y ansiedades. Si no puede ponerlo en palabras, es importante que lo manifieste a través del juego y el dibujo. En cuanto al primero, los niños y niñas abusados suelen graficar el cuerpo humano incluyendo los genitales. Por su parte, es común que cuando juegan emulen las situaciones sexuales traumáticas vividas. También destacó algunos indicadores que no se deben pasar por alto cuando existen sospechas de abuso.

    Entre estos, remarcó el retraimiento, la agresividad, irritabilidad y facilidad para llorar. Además, se puede advertir un comportamiento violento, problemas de aprendizaje, pesadillas o falta de apetito. También se muestra reacio a asistir a ciertos lugares, donde puede encontrarse el agresor. Experimenta dolor al orinar y enuresis –comienza a hacerse pis en la cama–. La especialista sugirió que estos signos son una clara voz de alarma para los adultos responsables y estos no deben dejarse estar para consultar con un profesional.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.