access_time 18:45
|
4 de noviembre de 2009
|
|

Chávez festeja ?visto bueno? de Brasil

La agresiva política exterior del presidente venezolano Hugo Chávez se anotó un triunfo con el voto favorable de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño a la ratificación del protocolo de adhesión de Venezuela al Mercosur, pero esto parece ser el comienzo de una larga batalla.

    La agresiva política exterior del presidente venezolano Hugo Chávez se anotó un triunfo con el voto favorable de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño a la ratificación del protocolo de adhesión de Venezuela al Mercosur, pero esto parece ser el comienzo de una larga batalla. Analistas dijeron que una vez que la adhesión sea confirmada por el Senado de Brasil, falta la palabra del Congreso de Paraguay. Además, habrá que avanzar en el camino para que Venezuela adopte una serie de protocolos comerciales, ajuste de tarifas y patrimonio histórico, que generan dudas por los extendidos controles de la economía venezolana.
    Además de los mecanismos comerciales, está también la adopción de las cláusulas democráticas del Mercosur como condición esencial, un tema que choca con el candente debate político interno en Venezuela, las denuncias de la oposición sobre restricciones a los derechos fundamentales y el respeto a los espacios ganados por opositores en recientes contiendas electorales. Sin embargo, los analistas estiman que el efecto que esperaba Chávez era el político, el hecho de que el país avance en el ingreso como miembro pleno al bloque conformado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, especialmente por la férrea resistencia de la oposición en el Senado brasileño.
    Desde que decidió retirar a Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) en el 2006, Chávez desvió sus esfuerzos al ingreso de Mercosur y a la creación con Cuba de la Alianza Bolivariana para las Américas (Alba), integrada por países afines al modelo bolivariano. Chávez recibirá la noticia de la decisión en el Senado de Brasil directamente de su colega y aliado Luiz Inácio Lula da Silva, con que tiene previsto un encuentro de unas horas este viernes. Ambos ampliarán una cooperación estrecha que ha llevado el intercambio binacional a casi 6.000 millones de dólares al año. El mandatario venezolano dijo en el 2007 que en el Congreso brasileño parecían unos “loros” del imperio, por repetir las críticas del norte a su gobierno, lo que causó malestar entre los legisladores brasileños.
    Luego de ese episodio, por prudencia y escuchando a sus asesores, no volvió a arremeter contra el Legislativo de Brasil. El voto de la Comisión del Senado brasileño allanará el camino para que el Congreso emita un voto favorable a la adhesión de Venezuela y, después la atención se desviará al Legislativo de Paraguay, que alargará el debate hasta el próximo año. El vicepresidente del Senado paraguayo, Sixto Pereira, declaró que es “muy probable” que el tema no ingrese a la agenda hasta el año próximo, porque “no están dadas las condiciones políticas ni la correlación de fuerzas”. Agregó que el pronunciamiento de Brasil “puede incidir” en la voluntad de la oposición paraguaya que hasta ahora se resiste a aceptar el ingreso de Venezuela por diversas razones económicas, políticas o ideológicas.
    “Se sufren permanentes ataques de varios referentes de los partidos tradicionales” se quejó Pereira, pero estimó que la posición de Brasil “puede servir de presión”. Lula desplegó una ofensiva política para respaldar la adhesión de Venezuela como miembro pleno, que ahora sólo depende de la ratificación del protocolo por el total del Senado brasileño y por el Congreso de Paraguay, pues ya fue ratificado por los legislativos de Argentina y Uruguay. El alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, quien compareció ante el Senado brasileño esta semana con un discurso favorable a la aprobación de la adhesión antes que el aislamiento de Venezuela, dijo que el gobierno de Chávez ahora está en un “trance” para concretar el ingreso pleno al Mercosur, ya que deberá resolver “cuestiones nada sencillas”.
    “Tendrá que adaptarse a la tarifas arancelarias y resolver el control de precios, las limitaciones de comerciantes y empresarios venezolanos”, señaló el dirigente opositor, quien recordó la existencia de las cláusulas democráticas del Mercosur. El analistas político Manuel Felipe Sierra dijo a DPAque es “impensable” que el mandatario desmonte su proyecto político socialista si lo requiere el Mercosur para convertirse en miembro pleno. Dijo que es difícil pensar que Chávez levantará el control de cambios y de precios vigentes desde el 2003 o que permitirá que regresen las señalas de las radioemisoras cerradas en agosto. Sin embargo, puntualizó que “Lula es el fiador de Chávez ante el mundo, y eso pesa”. El ex embajador de Venezuela en Colombia Fernando Gerbasi advirtió que los órganos democráticos venezolanos tienen que adaptarse a los de los países del Mercosur. Señaló que para que Venezuela cumpla con esos compromisos se necesita un “cambio” que no parece estar en el horizonte de la revolución socialista de Chávez.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.