En vivo: Diputados debate el proyecto de Presupuesto 2021
access_time 16:10
|
25 de octubre de 2006
|
|
RECITALES

Charly y un show accidentado

El cantante celebró su cumpleaños con una fiesta caótica

    Charly García celebró en la anoche del lunes su cumpleaños número 55 con un caótico concierto en Buenos Aires que dejó una enorme desilusión entre los asistentes. Como todos los años, la estrella del rock nacional convocó a sus fans con la excusa de festejar su cumpleaños en el Gran Rex, pero esta vez el concierto tuvo la particularidad de que los asistentes debían llevar radios para escucharlo, ya que, por idea del artista, el recital se oiría a través de formato radial y no de manera tradicional.

UN RECITAL PARTICULAR. La fiesta que tuvo como protagonista al ídolo Charly García fue caótica, porque se evidenciaron las falencias del trío chileno que acompaña al cantante y también porque García realizó playback de voces y música en las canciones de Kill Gil, su próximo disco, el que aún no tiene fecha de lanzamiento. Una hora más tarde de lo previsto y tras una intervención de Juan Alberto Badía que el público podía escuchar en el 100.1 de sus equipos, la radio Say No More que los estudiantes y docentes de segundo año de Radio Tea armaron junto a Santiago Pont Lezica, Charly subió al escenario.

    La apuesta de la radio Say No More fue un fracaso a pesar de los esfuerzos realizados por el equipo de técnicos, quienes trabajaron todo el fin de semana para armar el pedido del artista. Después de haber ingresado al Gran Rex en una limusina blanca acompañado por Deborah de Corral vestida de novia punk, García intentó, bajo todas las formas, llevar adelante el concierto en formato radial, pero, ante las fallas de audio, se desesperó y arrasó con una consola, lo que Charly García celebró en la anoche del lunes su cumpleaños número 55 con un caótico concierto en Buenos Aires que dejó una enorme desilusión entre los asistentes.

    Como todos los años, la estrella del rock nacional convocó a sus fans con la excusa de festejar su cumpleaños en el Gran Rex, pero esta vez el concierto tuvo la particularidad de que los asistentes debían llevar radios para escucharlo, ya que, por idea del artista, el recital se oiría a través de formato radial y no de manera tradicional.

UN RECITAL PARTICULAR. La fiesta que tuvo como protagonista al ídolo Charly García fue caótica, porque se evidenciaron las falencias del trío chileno que acompaña al cantante y también porque García realizó playback de voces y música en las canciones de Kill Gil, su próximo disco, el que aún no tiene fecha de lanzamiento. Una hora más tarde de lo previsto y tras una intervención de Juan Alberto Badía que el público podía escuchar en el 100.1 de sus equipos, la radio Say No More que los estudiantes y docentes de segundo año de Radio Tea armaron junto a Santiago Pont Lezica, Charly subió al escenario.

    La apuesta de la radio Say No More fue un fracaso a pesar de los esfuerzos realizados por el equipo de técnicos, quienes trabajaron todo el fin de semana para armar el pedido del artista. Después de haber ingresado al Gran Rex en una limusina blanca acompañado por Deborah de Corral vestida de novia punk, García intentó, bajo todas las formas, llevar adelante el concierto en formato radial, pero, ante las fallas de audio, se desesperó y arrasó con una consola, lo que obligó a suspender cuarenta minutos el recital. Mientras el show estuvo paralizado, se pudo observar a un público resignado e impaciente por los continuos berrinches del cantante. Pero los adolescentes fueron los que más le hicieron el aguante.

    El artista aprovechó esa complicidad con el público joven que toleró el desorden y una improvisación exasperante. El caos en el recital fue tal que el talentoso Fernando Kabusaki, invitado en guitarra, no tocó en gran parte de los temas, ya que parecía desconocer muchos de ellos, mientras que, a mitad del show, De Corral desapareció del escenario. En el final del recital, la banda de covers que acompaña a García se despachó con algunas versiones de Demoliendo hoteles, Nos siguen pegando abajo, El fantasma de Canterville y el tema Sucio y desprolijo, de Pappo.

    Pero, antes de que todo terminara, Andrew Oldham (el descubridor y primer productor de los Rolling Stones) subió al escenario para cantar junto a Charly y su piano una etílica versión de Play with fire, clásico del disco Out of heads (1964) de la banda que lideran Mick Jagger y Keith Richards. A las 2, mientras García destrozaba una guitarra, megáfonos y tiraba parte de los equipos, se le decía adiós a un cumpleaños para olvidar.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.