access_time 15:45
|
14 de agosto de 2018
|
Investigación de la Gendarmería

Cayó un policía federal por pedir coimas en una causa por drogas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1534271709769Polic%C3%ADa%20Federal.jpg
El policía federal detenido, Sergio Alejandro Garrido.

Se trata de un subinspector de 31 años identificado como Sergio Alejandro Garrido. Habría pedido dinero a cambio de "aliviar" la situación procesal de un hombre allanado en Las Heras a fines de julio. Le pusieron un señuelo y lo detuvieron cuando fue a buscar la plata, en Luján.

El caso fue tomado con extrema gravedad porque se trató de un policía federal con un posible vínculo con pedido de coimas en causas secretas. Comenzaron a investigarlo hace unos 17 días, después de un allanamiento en Las Heras por una pesquisa por violación de la Ley de Estupefacientes que se desarrolló en el barrio Raíz 1 de Las Heras,y el lunes por la tarde lo detuvieron una vez que confirmaron las sospechas.

De acuerdo con una pesquisa de la Gendarmería Nacional, el subinspector Sergio Alejandro Garrido (31) habría acordado con el dueño de esa propiedad allanada una entrega de dinero a cambio de una promesa de aminorar su situación procesal.

Alterado por la situación, el hombre realizó una denuncia y los pesquisas comprobaron después de algunos días, mediante una serie de trabajos de inteligencia, que el efectivo se dirigió en su auto particular hasta la zona de ruta 40 y Puente Azcuénaga (de Luján) a fin de encontrarse con la persona con que había pactado la entrega del dinero. Sin embargo, se trataba de un señuelo que los gendarmes le habían puesto en el citado sector.

A las 20 del día citado, lo detuvieron y enviaron a la U-32, el centro de detención federal, a donde quedó a disposición de la Justicia.

Fuentes tribunalicias confirmaron a El Sol que se le inició una investigación por exacciones ilegales: “Será reprimido con prisión de 1 a cuatro años e inhabilitación especial de 1 a cinco años, el funcionario público que, abusando de su cargo, solicitare, exigiere o hiciere pagar o entregar indebidamente, por sí por interpuesta persona, una contribución, un derecho o una dádiva o cobrase mayores derechos que los que corresponden.

El inicio en Las Heras

La historia que podría costarle la cárcel e inclusive su carrera en la Policía Federal al subinspector Sergio Garrido (oriundo de Buenos Aires y nacido el 12 de setiembre de 1986), tuvo su inicio el viernes 27 de julio cuando se realizó un allanamiento por comercio de estupefacientes en la manzana B del barrio Raíz 1 de Las Heras. La medida, en primera instancia, no tuvo resultados positivos, detallaron fuentes de la pesquisa.

El efectivo Garrido, agregaron, fue parte de ese procedimiento. Durante el allanamiento, sostiene la investigación, el subinspector habría pactado con el propietario del inmueble la entrega de dinero (no está clara la cifra) a cambio de hacerlo zafar de la investigación por drogas. Ese mismo día, la Gendarmería recibió una denuncia del hombre allanado por el presunto pedido de coimas y comenzó a investigarlo.

Los gendarmes le colocaron una "carnada" al efectivo y acordó que la entrega de la plata debía hacerse a las 20 en el Puenta Azcuénaga y Ruta 40, en Luján de Cuyo.

Hasta ese sector se dirigió Garrido, en un auto de su propiedad: un VW Vento negro modelo 2016. Allí lo esperaba una mujer que, en realidad, trabajaba con los gendarmes en la investigación.

Garrido llegó hasta la escena pero nunca se bajó del rodado, como analizando el terreno. Permaneció unos pocos minutos en el asiento del conductor y, al no ver la presencia femenina, decidió marcharse. Sin embargo, la sola presencia en el lugar del policía alertó a los investigadores, quienes confirmaron las sospechas.

De esta forma, a un kilómetro de ese lugar, procedieron a detenerlo. Los gendarmes le frenaron el paso al Vento e identificaron al conductor: se trataba del policía investigado, por lo que procedieron a su detención.

El caso generó malestar en la Delegación de la Policía Federal de Mendoza. A tal punto que, a las pocas horas de la detención, se solicitó el pase a pasiva del miembro de la fuerza, mientras la Justicia lo mantenía incomunicado.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.