access_time 19:24
|
22 de noviembre de 2019
|

Crimen del carpintero

Cayó otro acusado de matar al carpintero en un asalto

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/157446126165415447359881301509833052545WhatsApp%20Image%202017-11-04%20at%206.57.46%20PM%20(1).jpg
Juan Carlos Moya, la víctima.

Se trata de Marcelo Angelini. Por este hecho hay una recompensa de $200 mil para dar con Diego Vildoza (43), otro conocido delincuente.

La investigación por el crimen de Carlos Moya sumó un nuevo detenido en las últimas horas. Se trata de Marcelo Angelini, otro de los acusados por el asesinado del carpintero ocurrido a principios de noviembre de 2017 en Guaymallén.

Por este hecho hay una recomepensa de $200 mil para dar con Diego Vildoza (43), otro conocido delincuente que ha sido sindicado como autor de diversos delitos.

Ver también: Ofrecen $200 mil para dar con el acusado de matar en un asalto

El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello determinó este viernes que Angelini fuera arrestado. En la causa están detenidos Lucas Villanueva y Francisco Toledo Agüero.

Moya fue asesinado el 4 de noviembre de 2017 cuando, a las 17, una pareja de asaltantes llegó hasta la casa del carpintero en Guaymallén y habló con su hijo. Dijo que buscaban presupuesto para un trabajo.

Una vez en la propiedad, cerraron la puerta y sacaron el arma de fuego. Para los detectives, no caben dudas de que tenían el dato de que en el domicilio había dinero: un día antes, el carpintero Moya había cobrado 20 mil pesos por un trabajo que estaba realizando.

En la habitación se encontraba durmiendo Carlos y le exigieron los billetes. Sin embargo, el trabajador se resistió y fue en busca de un machete. Le dieron dos tiros, uno en una pierna y otro en el pecho. Ese plomo, que ingresó cerca de la tetilla izquierda, le quitó la vida en el acto.

El hijo de la víctima reaccionó, y uno de los sujetos escapó. Le alcanzó a quitar el arma y salió en su búsqueda. Les disparó, al menos, cuatro veces, pero no dio en el blanco. La pistola 9 milímetros que quedó en manos del hijo de la víctima, terminó siendo clave, ya que se determinó que había sido utilizada para balear a un hombre meses antes.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.