access_time 13:08
|
18 de febrero de 2020
|
|
Investigación

Cayó en Córdoba el sospechoso de matar al jubilado en el barrio Trapiche

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1581194174979crimen%20en%20barrio%20trapiche%204.jpg

Se trata del joven a quien la víctima alojaba en su vivienda. Después del crimen ocurrido el viernes 7 de febrero, escapó de la provincia. Fue detenido en las últimas horas y será trasladado a Mendoza.

El principal sospechoso del crimen de Aldo Ramón Toledo, el jubilado de la AFIP de 65 años que murió la noche del viernes 7 durante un hecho violento en su vivienda del barrio Trapiche, fue detenido en las últimas horas en Córdoba y será trasladado a Mendoza.

Se trata de David Heredia, quien realizó hace un par de años trabajos metalúrgicos a Toledo y luego comenzó a vivir en la propiedad donde ocurrió el asesinato, ubicada en la esquina Larrea y Juana Manso, del tradicional complejo de Godoy Cruz.

Ver también: Crimen en el Trapiche: la víctima no murió por los tijeretazos

Las miradas de los pesquisas se posaron sobre Heredia porque tras el crimen dejó de atender su teléfono celular y no volvió al domicilio de la víctima, donde pernoctaba. "Se colocó solo como sospechoso”, explicaron fuentes de la investigación.

Toledo le había dado asilo Heredia luego de que el joven realizara tareas metalúrgicas en su casa. Después del asesinato huyó a Córdoba, donde cayó en las últimas horas.

Como publicó El Sol, Toledo falleció de un paro cardiorrespiratorio durante una pelea y no por las heridas sufridas en el tórax y cuello causadas con la tijera de podar que le encontraron en sus manos. En este sentido, el Cuerpo Médico Forense determinó que las lesiones eran “superficiales” y no causaron daño suficiente para provocar el deceso de la víctima por pérdida de sangre.

Por otra parte los investigadores descartaron la hipótesis que sostenía que se estaba frente a un hecho de inseguridad ya que en la casa de la víctima hallaron 100 mil pesos (entre moneda extranjera y local) y otros objetos de valor que “estaban al alcance del matador si hubiese sido un asalto”, comentó un policía que trabaja en la causa.

El crimen

La instrucción sostiene que una familiar de Toledo encontró el cadáver el sábado por la tarde, antes de las 15.

Habían intercambiado algunos WhatsApp hasta el viernes por la tarde y debían encontrarse el sábado. Ya entre el viernes en la noche y el sábado por la mañana, Toledo dejó de responder los mensajes y las llamadas.

Esto motivó que la mujer se dirigiera hasta la casa. Allí se encontró con una escena dantesca: Toledo se encontraba tirado y lleno de sangre.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.