No laborable: los estatales tendrán asueto el 24 y el 31

access_time 07:59
|
13 de marzo de 2018
|
Investigación en San Rafael

Caso Fortunato: las pericias lumínicas benefician a Silva

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1507654072216Julieta%20Silva%20(3).jpg

El informe del perito oficial concluyó que la luminosidad estaba reducida en el lugar donde la mujer atropelló y mató a su novio. También se confirmó que conducía a unos 30 kilómetros por hora.

La investigación por la muerte del rugbier Genaro Fortunato, quien fue atropellado por su pareja Juliea Silva a la salida de un boliche en San Rafael, dio un paso clave con la conclusiones de las pericias mecánicas y de luminosidad que ya están en manos de la fiscal Andrea Rossi.

Esas pruebas se realizaron el 24 de noviembre pasado en el lugar donde Silva arrolló y mató a Fortunato. Según publica el Diario San Rafael, Rossi recibió tres informes: uno presentado por el perito oficial, Mario Giambastiani y los dos restantes corresponden a las partes. Lucas López, ingeniero contratado por el representante de la querella, Tíndaro Fernández y el ingeniero Osvaldo Gatica, perito de parte de Julieta Silva desde antes que asumiera Alejandro Cazabán como defensor de la conductora.

El estudio oficial beneficia a Silva ya que Giambastiani concluyó que “sí se ha visto afectada la luminosidad debido a la lluvia”. La mujer aseguró que tras discutir con Fortunato, se fue en su auto. El joven había intentado detenerla pero cayó al asfalto. Luego la conductora dijo que regresó para devolverle el teléfono a su pareja y jura que no lo vio tirado en el piso cuando lo atropelló, causándole la muerte.

A 11,5 metros al norte del lugar del impacto había una luminaria pública en funcionamiento. Mientras que a 33,5 metros hacia el mismo punto cardinal existe otra luminaria que no funcionaba, detalló Giambastiani en su informe.

Situándose en la madrugada del 9 de septiembre, y atento a que Silva se desplazó en el Fiat Idea por El Chañaral hacia el norte y luego regresó hacia el sur, realizando un trayecto sin iluminación artificial debido a que uno de los focos no funcionaba, Giambastiani consideró que “es posible que pueda producirse deslumbramiento, ya que en condiciones atmosféricas adversas como lluvia, no sólo se reduce la visión sino que la luz de los faros se refleja en el agua y crea una sensación de espejo, que se puede magnificar al ingresar a una zona iluminada artificialmente”, publica el medio sanrafaelino.

Respecto a la velocidad del vehículo al momento de producirse el impacto, Giambastiani calculó que oscilaba entre los 27,5 y 30 kilómetros por hora. 

La pericia de la defensa de Silva coincide en gran parte con este informe oficial. Entre las pruebas que aportarán se encuentran la dificultad visual, como consecuencia del reflejo de la luminaria en el asfalto mojado por la lluvia que precipitaba aquella madrugada, y el importante grado de astigmatismo que presenta Silva.

Por el contrario, el informe de la querella se diferencia de los resultados oficiales porque también tiene en cuenta el alcance de las luces bajas y altas del Fiat Idea que conducía Silva.

Teniendo en cuenta diferentes parámetros, el perito de la querella concluyó que la iluminación en el punto de impacto era buena.

Fuente: Diario San Rafael

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.