access_time 11:04
|
23 de diciembre de 2006
|
|
NENA DOWN QUE MURIÓ POR UNA PRESUNTA MALA PRAXIS

Caso Bauzá: incidentes entre los querellantes y la defensa

Entre otras cosas, abogados de los padres de la pequeña piden recusar a un perito de parte del letrado del imputado, Leandro Di Yacobo, por haber preopinado

        La causa en la que se investiga la muerte de María José Bauzá –tenía síndrome de Down–, quien murió en el Hospital Militar por una supuesta equivocación del pediatra que la atendió después de evidenciar signos de una enfermedad, tuvo demasiados incidentes procesales en los últimos días. El caso tiene un solo imputado por mala praxis y adulteración de instrumento público. Se trata del pediatra Leandro Di Yacobo.


        El primer suceso tuvo lugar cuando la querella pidió la recusación e impugnación del perito de parte presentado por la defensa del médico acusado, Gerardo Mazziotti, quien es galeno del Cuerpo Médico Forense. Sucede que Mazziotti estuvo asesorando, durante el lapso de un mes y medio, a los abogados de la familia Bauzá sobre una pericia realizada al cuerpo de María José, días después de su muerte, ocurrida el 14 de agosto. Dicho informe lo había elaborado un profesional del Cuerpo Médico Forense –compañero de Mazziotti–, de apellido Bracconi.


         Cuando los querellantes solicitaron a Mazziotti que los representara como perito de parte, el médico argumentó que no podía porque era “incompatible” con la labor que desempeña en dicho organismo. Lo novedoso surgió cuando, días después, Carlos Reig, abogado de Di Yacobo, presentó como perito de parte ante el juez federal que instruye la causa, Walter Bento, al mismo Gerardo Mazziotti quien, además, sería médico personal del defensor. Ante esta situación, los querellantes solicitaron al magistrado la recusación –dado que Mazziotti preopinó tres veces con los abogados de la familia de María José–, y la impugnación, debido a que actuó como médico privado de Reig.


      Sucede que, ahora, Mazziotti tiene en claro aquellas cuestiones hacia las que iba a apuntar la querella en la instrucción de la causa, respecto de la pericia. Ante esto, Bento libró un oficio a la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, porque el Cuerpo Médico Forense depende de la provincia, para que responda si el doctor Mazziotti puede o no actuar como perito de la defensa.


AUSENTE.


        El otro incidente se produjo cuando el doctor Carlos Zuin se tenía que presentar el jueves a declarar como testigo en la causa y no lo hizo. Este profesional es quien reintegró la matrícula a Di Yacobo, que había sido dada de baja por una junta médica el 1 de diciembre del 2001, ya que, entonces, el pediatra tenía 65 por ciento de incapacidad. Según consta en los expedientes, Zuin rematriculó al pediatra, posibilitándole ejercer la medicina nuevamente bajo el número de matrícula 8.773 el 5 de octubre del 2004 –el número de la anterior era el 2.763–, sin que una junta profesional lo decidiera luego de un acuerdo. Entonces, Zuin certificó que Di Yacobo padecía una incapacidad de 45 por ciento.


EL CASO.


         Un día antes de su muerte, la niña Down había comenzado a evidenciar extraños síntomas, por lo que sus progenitores decidieron llamar un médico. En este caso, al primo hermano del padre de la niña, Di Yacobo. Según denunciaron los familiares de la nena, la falta de oxígeno, un diagnóstico errado y la frialdad del pediatra para atender a María José, terminó en que, a última hora, camino al Hospital Español, la nena falleciera en la ambulancia a pocas cuadras de partir.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.