access_time 14:38
|
4 de septiembre de 2006
|
|
GENERAL ALVEAR

Caos económico y productivo por la sequía

El jueves, la lluvia sólo alcanzó los cinco milímetros y no llevó tranquilidad a los ganaderos, para quienes la falta de agua ha ocasionado ya cuantiosas pérdidas por la muerte de miles de animales.

       En la noche del jueves, los campos de General Alvear recibieron una lluvia muy tenue, apenas 5 milímetros, que no alcanzó para borrar el gesto de preocupación que lucen los ganaderos en sus rostros. En muchos sectores, esta precipitación fue la primera en lo que va del año y los arenosos médanos del secano alvearense se la "tragaron" casi sin que quedaran rastros de ella. El resultado: poco y nada para paliar la sequía.


     CONSECUENCIAS LETALES. La falta de lluvias ya muestra sus letales consecuencias. Casi todos los ganaderos de la zona sudoeste del departamento han sufrido la mortandad de animales, y si bien es difícil cuantificar este drama en números, algunos se animan a hablar de miles. "Ni decenas ni cientos, acá en Alvear podemos hablar de miles de animales muertos por la escasez de pasturas. En mayor o menor medida, todos los ganaderos están sufriendo el problema", explicó Alejandro Molero, productor pecuario.


      AÑOS DE SEQUÍA. La zona sufrió en el 2003 la peor sequía de las últimas siete décadas, que se llevó más de 35.000 cabezas de ganado. Los dos años posteriores llegaron con regímenes de lluvias por debajo de los promedios habituales, lo que impidió que las pasturas se recuperaran debidamente. El 2006 sorprendió con precipitaciones esquivas y los efectos no tardaron en repercutir: vacas débiles, varias de ellas preñadas, que se caen y, en muchos casos, nunca se levantan. Sufren una muerte lenta."Es muy triste ver esto, porque, más allá de que se trata de un animal, uno se encariña con la vaca. En definitiva, es un ser viviente y causa dolor verlas morir sin poder hacer nada", relató Raúl Calvente, un ganadero que posee dos campos en la zona de Punta del Agua, una de las más afectadas.


      Este productor, como muchos otros que tienen la capacidad económica para hacerlo, alimentan sus vientres con rollos de pasto y maíz. Pero es una solución a la que pocos pueden echar mano, ya que un camión de maíz puede alimentar alrededor de 200 vacas durante 15 días, a un costo de 5.000 pesos. Según estimaciones de los productores, este año, por la sequía, ya se han vendido alrededor de 45.000 cabezas, lo que presenta casi 10 por ciento del total que existen en la provincia. Además, muchos productores casi "liquidaron" sus rodeos ante la imposibilidad de mantenerlos adecuadamente.


      "En algunos casos, vacas que fueron adquiridas a 700 u 800 pesos, terminan vendiéndose a 100 o 150 pesos", graficó Alejandro Molero. Todos saben que la solución para la falta de lluvias está sólo en manos de la naturaleza. Igualmente, el sector ya piensa en cómo recuperar sus rodeos en el futuro, cuando este problema haya pasado. "El Gobierno deberá adoptar alguna estrategia para ayudarnos a recuperar nuestros stocks, y recobrar las vacas, ya que, para los ganaderos, son ellas el principal capital", agregó Molero. 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.