access_time 21:52
|
23 de octubre de 2009
|
|
TENÍA UN CALIBRE 22 CON UNA BALA EN EL TAMBOR

Cansado de las burlas, llevó un arma a la escuela para amenazar a sus compañeros

El alumno tiene 12 años y cursa quinto grado en la escuela Guevara de Guevara de Maipú. Conmoción.

La educación de Mendoza volvió a conmocionarse en la tarde de ayer. Fue cuando un niño de 12 años que cursa quinto grado llevó un arma cargada a la escuela, presuntamente, para amenazar a sus compañeros “cansado de las constantes burlas que sufría”, según explicaron fuentes judiciales. El hecho se desató a las 13.30 en la escuela Dolores Guevara de Guevara, del barrio Las Torcacitas de Maipú, donde asiste todos los días. A su vez, el niño vive a escasos metros del establecimiento, junto al resto de su familia.


     Tal como consta en el expediente que comenzó a instruir la Oficina Fiscal Nº10 de Maipú, el menor habría tenido algún conflicto con un compañero y, cansado de las bromas hacía su persona, decidió buscar un arma con el objetivo de amenazar a los jóvenes. No obstante, el revólver, un calibre 22, estaba cargado con una bala en el tambor. “Podría haber sido una tragedia. Afortunadamente, no pasó nada”, soltó una alta fuente de la pesquisa, quien luego aseguró: “Al parecer, el nene es gastado por sus compañeros por su peso y eso habría sido lo que desató el inconveniente”.


REVUELO. Según las declaraciones que se tomaron en la tarde de ayer en la Oficina Fiscal, todo comenzó a las 13.30, cuando el menor habría mantenida una fuerte pelea con uno de sus compañeros (la identidad de ambos se reservan por tratarse de menores de edad). Luego de la riña, el niño de 12 años salió corriendo de la escuela, como si se dirigiera a algún sector en particular. Esto fue observado por una de las celadoras del establecimiento, quien salió en su busca. Al salir de la escuela, la trabajadora se encontró con el niño. Mientras intentaba contenerlo, el menor comenzó a llorar por lo que también llegó al lugar la directora.


    En ese momento, una de las docentes alcanzó a divisar que en la cintura tenía un arma “pequeña y que parecía de juguete”. Sin embargo, se trataba de un revólver calibre 22 y estaba cargada con una bala. “La directora le preguntó de dónde lo había sacado y si él sabía que no se podía llevar eso a la escuela. Después, llamaron a la Policía”, refirió uno de los sabuesos. En tanto que también se procedió a notificar a los padres de ambos alumnos. Por decisión de los policías que realizaron el procedimiento, el menor que tenía el arma fue llevado a la Oficina Fiscal, aunque allí, por orden del ayudante fiscal Guido Crimi, el chico quedó en una oficina acompañado de un familiar y no ingresó a un calabozo.


     En el caso intervino la Tercera Fiscalía Penal de Menores a cargo de la doctora María Laura Guajardo que llevará adelante la investigación del caso. Mientras tanto, por orden de la Dinaf, el menor permaneció cinco horas demorado en la Comisaría, donde se le tomó una declaración informativa –porque es inimputable– y luego volvió a su vivienda con su familia. Al mismo tiempo, la Oficina Fiscal Nº10 de Maipú inició la pesquisa para determinar el origen del arma, que podría ser de la familia del chico y estar en la casa, o que alguien se la haya facilitado luego de la pelea que tuvo con su compañero.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.