access_time 10:09
|
23 de septiembre de 2009
|
|
OPINIÓN

Candidatos enfrentan a la Iglesia católica (por Nancy de Lemos, Efe)

Desde candidatos a presidente hasta diputados, la mayoría de quienes tienen alguna aspiración en las elecciones de febrero en Costa Rica evita enfrentarse a la Iglesia católica.

Desde candidatos a presidente hasta diputados, la mayoría de quienes tienen alguna aspiración en las elecciones de febrero en Costa Rica evita enfrentarse a la Iglesia católica en la polémica generada por la iniciativa legislativa de declarar el Estado laico en el país.

La idea de modificar la Constitución costarricense para que la religión católica deje de ser el credo oficial del Estado, como se establece en el artículo 75, ha calentado los ánimos electorales como ningún otro asunto de cara a los próximos comicios.

La iniciativa, redactada por el Movimiento por un Estado Laico en Costa Rica, fue presentada al Congreso el 3 por trece diputados de los partidos Liberación Nacional (oficialista), Acción Ciudadana (PAC), Unidad Social Cristiana, Frente Amplio y Movimiento Libertario, y cuenta, además, con el apoyo del presidente Óscar Arias.

La respuesta de los jerarcas católicos condenando enérgicamente el proyecto no se hizo esperar.

La Iglesia señaló de inmediato que se trata de un intento de llevar al país al ateísmo y a la pérdida de valores.

Incluso, el obispo José Francisco Ulloa pidió a los feligreses no votar por “los candidatos presidenciales que niegan a Dios y defienden principios que van contra la vida, el matrimonio y la familia”.

“Debemos ser coherentes con nuestra fe y en conciencia no podemos darles un voto. Cuando un Estado se vuelve ateo es capaz de cometer las peores injusticias y las más bajas aberraciones”, manifestó el prelado durante una homilía a principios de mes.

Ante este panorama, los principales aspirantes a la Presidencia se apuraron a definir su posición en contra del polémico proyecto en un país en el que 75 por ciento de la población es católica, pero menos de la mitad dice ser practicante.

Laura Chinchilla, ex vicepresidenta en el actual Gobierno y candidata oficialista, expresó que no está de acuerdo con la manera en que se planteó la reforma constitucional, pues deja a la religión “como un bien desechable”.

Por su parte, el opositor Ottón Solís, candidato por el PAC y segundo en la intención de voto, salió al paso de las críticas y aseguró que más bien está de acuerdo con el obispo Ulloa, porque en Costa Rica necesitan “más Dios y más financiamiento a las iglesias”.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.