access_time 08:02
|
6 de enero de 2020
|
|

Astrología

Cambiando los “no puedo” por “no sé cómo”

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1578307458090Vivir%20mejor.jpg

La clave está en diferenciar lo complejo de lo complicado. Qué dice la astrología para comprender y superar esta situación.

Cambiar la frase “no puedo” por un simple “no sé cómo” es casi un encantamiento. Es una clave mágica que puede transformar una calabaza en un carruaje. Los misterios y el funcionamiento de la vida que nos rodea son tan inmensos y complejos como estudiar nuestra propia naturaleza. Somos seres complejos y debemos reconocerlo, en nuestras ideas y formas de ser, en la habilidad innata que tenemos para contener pensamientos y sentimientos encontrados. Somos seres duales, extremistas y exagerados, en resumen no es fácil ser humanos, pero es lo que somos y, frente al hecho, no queda más remedio que ocuparse del caso.

Dada nuestra naturaleza compleja, debemos aprender a diferenciar entre ser complejos y ser complicados. Contra la complejidad no podemos hacer nada, pero contra las complicaciones sí podemos hacer mucho. Uno de los mecanismos mentales que nos llevan a complicaciones es decir “no puedo”, el verbo poder, en términos de lenguaje, encierra más allá de su connotación semántica una gran carga emocional por lo que utilizarlo adecuadamente es una sabia decisión. Poder, como verbo, implica tener la capacidad, facultad o autoridad para hacer determinada cosa, por lo tanto, cuando decimos no puedo, estamos aseverando que somos carentes de la capacidad de hacer algo. Y, como somos seres complejos, una cosa es lo que decimos y otra muy distinta es cómo procesamos lo que decimos, por eso que debemos cuidar nuestras palabras y evitar que sean malinterpretadas por nosotros mismos y confundamos la falta de conocimiento o estrategias con la carencia irremediable de algo.

Cambiar la frase “no puedo” por la expresión “no sé como” desde la astrología tiene un fundamento. Existe una definición para el ángulo de 150 grados que conecta a dos planetas, se llama “quincuncio”. Cuando una persona está bajo la influencia astrológica de un quincuncio en alguna área de su vida suele referirse a ese tema como “no puedo”, cuando, en realidad, es una especie de ceguera por posición: es como cuando alguien, estando en un costado detrás de uno, le toca el hombro contrario. Sabemos que alguien está ahí, simplemente no lo vemos. Son los pequeños detalles los que nos liberan o nos entierran, y es por eso que comprender esta clave astrológica es vital para dejar atrás las complicaciones.

¿Cómo lo hacemos? Como todo hechizo, primero debemos recordarlo e incorporarlo. Cada vez que vayamos a decir “no puedo”, primero debemos detenernos a pensar si estamos dando una excusa porque en realidad no queremos y deseamos evitar la confrontación o si realmente carecemos de la capacidad o facultad para hacerlo o no sabemos bien cómo hacerlo.

Frente al primer caso, el hechizo no aplica porque se trata de otro tipo de bestia, tienen que ver con la estructura moral y no con la falta de confianza. Si el caso es el segundo, si realmente se carece de la capacidad, no hay nada que hacer y es mejor pasar a otra cosa. Pastelero sus pasteles. Y si, finalmente, la verdad es que creemos que si podemos pero no sabemos bien cómo, debemos reconocer y aceptar la responsabilidad de buscar las formas para lograrlo. Somos seres complejos pero también ninguna otra raza aprende como nosotros.

Seguí Leyendo:

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.