access_time 04:24
|
31 de enero de 2007
|
|
Análisis

Calderón sigue los pasos de Vicente Fox

El flamante presidente mexicano se refirió despectivamente a Venezuela, Bolivia, Brasil y Argentina. Comenzó mal su relación con América latina, repitiendo las posturas y críticas de su antecesor.

   El presidente mexicano, Felipe Calderón, ha tenido su primer tropezón en la relación con Latinoamérica al chocar frontalmente con Venezuela y, de paso, con Argentina, Bolivia y Brasil, cuando se había propuesto restablecer las relaciones dañadas durante el mandato de su antecesor,Vicente Fox.

   En el Foro de Davos (Suiza), Calderón defendió la semana pasada su política económica para atraer inversiones pero hizo severas críticas a algunos países latinoamericanos por sus políticas populistas, dictatoriales y de expropiaciones de sectores clave. La polémica estalló en el mismo foro ante el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, quien defendió a su colega venezolano,Hugo Chávez, de quien dijo que ha accedido al poder democráticamente.

   Este apunte de Lula, según el politólogo José Antonio Crespo, fue un recordatorio a Calderón de lo polémico de su triunfo electoral en julio del 2006. Algunos analistas como Salvador García Soto aseguran que Calderón hizo bien en promocionar a su país en Davos pero que se equivocó al censurar a Argentina, Bolivia y Venezuela. Chávez respondió a Calderón llamándolo “caballerito” y le advirtió que seguía el mismo camino de Fox, a quien el gobernante venezolano llamó “cachorro del imperio”por su cercanía a Estados Unidos.

   “Señor presidente de México, si usted quiere que lo respeten, respete”, dijo Chávez a Calderón el domingo. Para calmar los ánimos por sus declaraciones, Calderón pidió a los gobiernos latinoamericanos destacar las coincidencias y expresar las diferencias “sin descalificaciones”. “Calderón tiene que ser muy cuidadoso y aprender muy rápido, pues no hay margen de gracia, ya que está entrando en una terreno minado por los comentarios frívolos de Fox”, dijo a Efe Rossana Fuentes Beráin, subdirectora de la revista Foreing Affairs en español.

  Fox dejó una pesada herencia a Calderón en las relaciones de México con América latina, después de enfrentarse personalmente con Chávez, con el mandatario cubano Fidel Castro y con el boliviano Evo Morales, además de mantener roces diplomáticos con el argentino Néstor Kirchner. La derrota que sufrió el entonces canciller mexicano, Luis Ernesto Derbez, en su intención de llegar a la presidencia de la Organización de Estados Americanos (OEA) fue considerada como la factura que se pagó por esa política.

   Fuentes Beráin comentó que México tiene que abandonar la frivolidad y privilegiar asuntos de fondo, como el hecho de que México tiene una doble pertenencia: es geográficamente norteamericano pero su esencia es latinoamericana y no tiene que renunciar a ninguna. “Para Felipe Calderón, nada está fácil”, agregó la especialista al ser preguntada sobre si el gobernante comenzaba su relación con América latina cuesta arriba.

   Por otra parte, para el politólogo Juan Luis Hernández, de la Universidad Iberoamericana (UIA), la política de Calderón hacia la región tiene dos estrategias: restablecer las relaciones con Latinoamérica y recuperar el liderazgo en el área, sin dejarle el paso libre a Brasil y Venezuela. En Davos, dijo Hernández, el equipo de Calderón creyó necesario diferenciar entre liderar a América latina a través de la promoción del libre comercio frente a la posición social demócrata de Brasil y la estatista de Venezuela.

   El experto consideró que el ataque frontal a esos países es un error y un resbalón importante del gobierno de Calderón. “No gana México con confrontar a estos países por tener deslindes ideológicos”, añadió. Finalmente, Hernández dijo creer que va a “ser muy difícil que México vuelva a tener el liderazgo en Latinoamérica que tuvo cuando era un gobierno autoritario”.

   Durante décadas, México mantuvo esa posición de avanzada en la región y fue pieza clave en negociaciones de paz, cuando encabezó el Grupo Contadora y fue sede de los diálogos de paz para los conflictos armados en El Salvador y Nicaragua. Además, México fue el único país latinoamericano que mantuvo inalterables sus relaciones con Cuba cuando el régimen castrista fue marginado de la OEA, a comienzos de los años 1960.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.