access_time 20:08
|
13 de febrero de 2018
|

Casino: los descubrieron robando pero siguen trabajando

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1518548190447Casino%20de%20Mendoza.jpg

Se trata de los empleados que se "autopagaban" premios de las tragamonedas que ya habían sido abonados.

Dos cajeros del Instituto de Juegos y Casinos de Mendoza, que fueron descubiertos en una maniobra fraudulenta para robar dinero, continúan trabajando y cobrando salarios de aproximadamente 25 mil pesos.

Se trata de dos empleados que el año pasado fueron denunciados luego de que se demostrara que aprovechaban una grieta en el sistema de pagos de tickets ganadores de las máquinas tragamonedas y desarrollaron una suerte de doble contabilidad. De esa forma, se “autopagaban” por segunda vez un premio que ya había sido abonado. 

En septiembre la Fiscalía de Delitos Económicos ordenó las detenciones, se realizaron allanamientos y las pruebas parecían los suficientemente fuertes para creer que el proceso duraría apenas unos días, para luego enviar a los empleados a juicio. Sin embargo, en cuestión de horas recuperaron la libertad y todavía no hay una definición.

Esta situación benefició a los cajeros acusados e identificados como Jonathan Herman (27) y a Walter Sarmiento (36). Según el Estatuto del Empleado Público, la suspensión sin goce de haberes puede durar 30 días. A partir de ese plazo, hay que volver a pagarles el sueldo hasta que el sumario administrativo o la justicia penal resuelvan la situación. Por ahora, las dilaciones jugaron a favor de ellos.

Las autoridades del Casino aseguraron que les asignaron tareas en las áreas de mantenimiento y movilidad “para evitar tener a dos ñoquis que no hacían nada y que igual tenían que cobrar”. Lo que nadie entiende es cómo, con la cantidad y la contundencia de las pruebas, la causa penal y la administrativa todavía no permitan echarlos del Estado.

Se calcula que el desfalco ascendió a los 700 mil pesos. Por el caso, hay una tercera persona recientemente suspendida. Se trata de una mujer que, se cree, estaba involucrada en la maniobra. En total, hay cinco empleados imputados por estafa a la administración pública, pero las autoridades sospechan que uno de ellos también fue víctima porque le habrían utilizado su usuario para llevar adelante la maniobra delictiva.

El Instituto, además, abrió un sumario administrativo en contra de la empresa Mendoza Central Entretenimiento, concesionaria de las máquinas tragamonedas. Apuntan a que la firma debería haber estado al tanto de esa falla que presentaba el sistema y que permitió que los cajeros hicieran la doble cobranza.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.