Seguí en vivo la Asamblea Legislativa por la asunción de Rodolfo Suarez
access_time 22:15
|
28 de julio de 2006
|

A DIEZ DÍAS DEL LANZAMIENTO DEL PREPAGO

Buscan bajar el valor de la nueva tarjeta

El Gobierno quiere que el plástico recargable para viajar en micro cueste 3 pesos. Pero, si no consigue sponsors, saldrá 5,50 pesos. El cartón actual le sale al pasajero sólo 5 centavos

          En la recta final para la implementación del nuevo sistema prepago de boletos, el Gobierno trata de evitar que el costo de la futura tarjeta para viajar en micro golpee duro el bolsillo de los pasajeros. Concretamente, el Poder Ejecutivo intenta que el costo del plástico quede en 3 pesos, monto para el que existiría consenso, incluso con los organismos que protegen a los usuarios. El primer intento por alcanzar una negociación se concretó ayer con la firma supermercadista Disco SA.


        El ministro de Obras Públicas, Francisco Morandini, se reunió con los referentes de la empresa para pedirles que sponsoreen el plástico, pero los empresarios pidieron unos días para contestar. De no aparecer firmas, el costo de la tarjeta será casi el doble: 5,50 pesos. El impacto en el bolsillo, de no tener un sponsor, se nota claramente al comparar los costos del viejo sistema con los del que intentan poner en práctica. Hoy, el valor de los cartones Mendobus (descontando los créditos para viajar) es de 5 centavos.


        En cambio, a partir de la puesta en funcionamiento de la moderna Red Bus, cada pasajero tendría que pagar 5,50 pesos, sólo por la adquisición de los plásticos, que serán recargables. La incertidumbre respecto del crucial valor de la tarjeta de colectivo es un reflejo de los problemas de organización que el Gobierno tiene a sólo diez días de implementar el nuevo sistema prepago de boletos. De hecho, el Ministerio de Obras Públicas tuvo que posponer hasta el 5 de agosto la fecha de lanzamiento de Red Bus, que estaba prevista para ayer.


       Y el comienzo será casi una prueba piloto, ya que solamente el Grupo 5 (recorre varias zonas de Godoy Cruz y Guaymallén) tendrá en uso las máquinas nuevas, que recibirán tarjetas y monedas. En este y el resto de los grupos convivirán los dos sistemas de pago (Mendobus y Red Bus) durante unos cuatro meses, hasta solucionar los muchos obstáculos operativos que quedan por delante.


 LOGÍSTICA.


        Ocupado casi de pleno en la logística del nuevo prepago de colectivos, Romano indicó ayer que uno de los problemas todavía sin solución es la distribución de los abonos-becas gratuitos para los alumnos primarios y secundarios. El sistema de tarjetas descartables actual no tiene grandes inconvenientes para el Gobierno. Pero las nuevas, al ser recargables, complican la operatividad. Máxime teniendo en cuenta que los beneficiarios son alumnos de escuelas rurales y alejadas. Las tarjetas becas que repartirá la Dirección General de Escuelas son 16.000 en total.


       Pero no serán los únicos plásticos gratuitos: entre estudiantes, discapacitados y pobres, el Gobierno regalará un total de 70.000 tarjetas. El resto de los usuarios –unos 230.000, según los cálculos oficiales– tendrán que pagar la tarjeta. Siemens, la empresa que administrará el prepago nuevo, ya tiene 200.000 de los 300.000 plásticos que se imprimirán en total.


SUBA DEL BOLETO.


       Además de la logística, los costos financieros del transporte público siguen siendo un problema sin solución para el Gobierno. En este sentido, el subsecretario Romano admitió ayer que sigue en estudio una suba del pasaje, un tema que el gobernador Julio Cobos intentó enfriar hace un tiempo. El reclamo de otro aumento salarial que están haciendo los choferes de colectivo, la presión de los empresarios de Autam para que el Gobierno suba el precio que les paga por kilómetro recorrido y el “proceso inflacionario” son los problemas que empujan al Estado a aplicar una suba del boleto, que hace unos meses era estimada en el orden de los 10 centavos.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.