access_time 16:29
|
13 de marzo de 2018
|
Estudios reveladores

¿Bostezando todo el día? La somnolencia podría indicar Alzheimer

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1520969283987ALZHEIMER%20SUE%C3%91O%20COVER.jpg

Un nuevo estudio afirma que la enfermedad neuodegenerativa estaría relacionada con la falta de sueño persistente en edades tempranas.

Los investigadores saben que una condición tan complicada como la enfermedad de Alzheimer no puede ser asociada a una sola o simple causa. Los factores genéticos contribuyen al desorden degenerativo del cerebro que roba a las personas su memoria, y el proceso biológico relacionado con el envejecimiento también juega un papel importante.

Pero en los últimos años, los científicos han descubierto algunos comportamientos que también pueden influir en el riesgo de contraer Alzheimer. En el último estudio publicado en JAMA Neurology, un grupo de ellos reporta cómo el sueño -la somnolencia diurna, en particular- puede ser un indicador del Alzheimer.

Prashanthi Vemuri, profesora asociada de radiología en la Clínica Mayo, y sus colegas querían abordar un problema desconcertante en el campo. Los estudios mostraron que las personas con enfermedad de Alzheimer tienden a tener problemas de sueño, lo que tenía sentido: los estudios biológicos han revelado recientemente que mientras el cerebro duerme, elimina los depósitos de amiloide, la proteína que se acumula y finalmente estrangula las células nerviosas en la enfermedad de Alzheimer. Pero no estaba claro si los depósitos de placa amiloide conducen al sueño interrumpido o si los cambios en los hábitos de sueño contribuyen a la acumulación de la proteína.

Para averiguarlo, Vemuri y su equipo aprovecharon un estudio a largo plazo de casi 3,000 personas mayores en la Clínica Mayo para el Estudio del Envejecimiento, todas ellas reclutadas del condado de Olmsted, Minnesotta.

Para el estudio, Vemuri seleccionó a 283 personas sin demencia y mayores de 70 años, quienes respondieron preguntas sobre sus hábitos de sueño y acordaron hacerse varios escaneos cerebrales para detectar amiloides durante el período de estudio de siete años.

Entre las personas del estudio, el 22% reportó problemas con la somnolencia diurna, un signo de sueño desordenado. Cuando Vemuri comparó las exploraciones cerebrales de todos los voluntarios desde el comienzo del estudio hasta el final, encontró que las personas que informaron somnolencia diurna excesiva al comienzo del estudio tenían más probabilidades de mostrar aumentos de amiloide en sus cerebros a medida que el estudio progresaba. Estas personas también tendieron a mostrar una deposición más rápida de la proteína que aquellos que no reportaron somnolencia diurna. Lo que es más, el amiloide era el más pesado en dos regiones del cerebro: el cingulado anterior y el precuneus cingulado, que típicamente muestran altos niveles de amiloide en personas con Alzheimer.

“Encontramos que la somnolencia diurna estaba causando más deposición de amiloide en las personas que ya son amiloideas positivas, por lo que estaba influenciando la tasa de deposición con el tiempo", dice Vemuri.

Mientras que el estudio hizo todo lo posible para tratar de rastrear cómo los niveles de amiloide en el cerebro cambian con el tiempo en personas con y sin somnolencia diurna, todavía no proporciona una respuesta definitiva acerca de si las alteraciones del sueño contribuyen a la acumulación de amiloide o si los problemas del sueño emergen mientras el amiloide comienza a acumularse. Pero los hallazgos refuerzan la importancia del buen dormir para mantener el cerebro sano.

“Espero que la gente entienda que los buenos hábitos de sueño son importantes para tener un cerebro saludable, ya que pueden prevenir el amiloide, que es una de las proteínas primarias que subyacen a la enfermedad de Alzheimer", dice Vemuri.

Los investigadores ya están estudiando si mejorar los hábitos de sueño de las personas podría tener un impacto en la acumulación de amiloides. Pero saben que estos estudios necesitan comenzar cuando las personas tienen entre 40 y 50 años, ya que la acumulación de amiloide comienza por lo menos una década, si no más, antes de que los síntomas cognitivos deteriorados comiencen a ser obvios. Eso significa que si el sueño va a ser una manera de retrasar o incluso prevenir el Alzheimer, la gente necesitará tomar rápidamente el buen hábito de dormir bien y tan a menudo como sea posible.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.