access_time 00:46
|
2 de enero de 2007
|
|
calendario sudamericano

Borrón y cuenta nueva para encarar el año

Tras un 2006 con altibajos, el fútbol del sur del continente tendrá mucha actividad con la Copa América de Venezuela, las eliminatorias y la confirmación de la sede del Mundial 2014, por la que compiten Brasil y Colombia.

     BUENOS AIRES (DPA). Pasó el año del Mundial, pero la pelota no frena: el planeta fútbol en Sudamérica vivirá en el 2007 un año clave, en el que Venezuela será anfitrión por primera vez de la Copa América, comenzarán las eliminatorias para Sudáfrica 2010 y la FIFA decidirá si Brasil o Colombia serán la sede del Mundial 2014.

    El 2006 dejó un sabor agridulce en la región: ni siquiera los gigantes Brasil y Argentina anotaron su nombre en semifinales del Mundial de Alemania, aunque otra vez un club brasileño, Inter de Porto Alegre, ganó el Mundial de Clubes. La Copa Sudamericana, esta vez, fue a manos de un invitado: Pachuca de México. ¿El vaso medio lleno o medio vacío? La pregunta no difiere de años anteriores: el fútbol sudamericano goza de buena salud cuando se considera la cantidad de futbolistas que exporta al hemisferio norte o su nivel de competitividad, pero estructuralmente está gravemente enfermo: violencia en las canchas, clubes en quiebra, desorganización y sospechas de corrupción en distintos estamentos. Argentina afronta el desafío de dar solución al flagelo de las barras bravas, amparadas por directivos de clubes y políticos y que en el 2006 pusieron en jaque el torneo Clausura y llevaron a tomar medidas inéditas, como jugar una fecha sin hinchas visitantes.

     En Brasil, hay expectativa por ver cómo sigue el culebrón en torno a Corinthians, el MSI y el ruso Boris Berezovsky, quien pretende invertir en el club paulista, aunque la policía federal está convencida de que es sólo una maniobra y que Berezovsky siempre fue el dueño de MSI. El futuro de muchos clubes de la región se encuentra entre signos de interrogación. Por caso, la Universidad de Chile, tras su declaración de quiebra, algo por lo que ya había pasado el club más popular del país, el Colo Colo, que ahora es una sociedad anónima y cotiza en Bolsa. En Perú, la federación de fútbol tiene plazo hasta marzo para adecuarse a la nueva Ley General del Deporte impulsada por el Gobierno. Si no lo hace, se la considerará una mera asociación civil y, entonces, como se descuenta, la FIFA respondería con la desafiliación.

     A nivel selecciones, la mira estará puesta primero en la Copa América, que se disputará en ocho ciudades venezolanas, del 26 de junio al 15 de julio. Para los entrenadores de los diez equipos del subcontinente –a los que se agregarán como invitados México y Estados Unidos– será una oportunidad ideal para afinar los motores de cara a las eliminatorias, que arrancarán en setiembre, casi tres años antes del Mundial de Sudáfrica. La decepción que provocó el fracaso en Alemania 2006 está dejando lugar lentamente al surgimiento de una nueva esperanza en Brasil. Su nuevo entrenador, Dunga, quien dejó a varios históricos fuera en las primeras convocatorias y al que no le tembló el pulso para sentar a Ronaldinho en el banco de suplentes, buscará en Venezuela afianzar la renovación de su equipo.

    En Argentina, todavía golpeada por la eliminación en cuartos de Alemania 2006, Alfio Basile también tendrá que barajar y dar de nuevo: en principio, su idea es darle bastante espacio a jugadores que militen en su país, aunque con la cantidad de emigrantes que hay parece una tarea difícil. Chile, en tanto, se ilusiona con una nueva generación de buenos jugadores, con Matías Fernández, ahora en Villarreal, a la cabeza, y Colombia decidió apostar a Jorge Luis Pinto como entrenador para intentar volver a poner a su país en los primeros planos. Uruguay, con El Maestro Oscar Tabárez y Bolivia con Erwin Platini Sánchez, también quieren dejar atrás fracasos anteriores.

   Paraguay, tras un Mundial muy pobre, quiere buscar revancha, mientras que Ecuador apostará a una renovación tras su histórico pasaporte a octavos de final en Alemania 2006. El calendario marca, además, la realización del Sudamericano Juvenil, que se jugará este mes en Paraguay y será clasificatorio para el Mundial de Canadá 2007. En noviembre, el mundo conocerá el nombre del país sudamericano que albergará la fiesta máxima del fútbol en 2014, una carrera en la que Brasil, a todas luces, le saca gran ventaja al otro postulante, Colombia.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.