access_time 18:21
|
22 de octubre de 2020
|
|
Deuda

Bonistas pusieron en duda la capacidad de pago de Argentina

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1596625429651fernandez%20guzman.jpg

Aceptaron el canje de deuda, pero a dos meses del acuerdo cuestionaron las decisiones económicas de la gestión Fernández.

Argentina logró en agosto una adhesión del 99% para la reestructuración de la deuda. Sin embargo, dos meses después, uno de los grupos de inversión que aceptó entrar al canje cuestionó la política económica y advirtió que está en duda la capacidad de pago del país. 

Se trata de los grupos Exchange Bondholders y Argentina Creditor Committee que a través de un comunicado que Argentina renegoció su deuda sin un plan económico. Además, resaltaron que en la reestructuración se le permitió al país reducir pagos por más de 37 mil millones de dólares para los próximos años. 

Sin embargo, "las autoridades económicas de la Argentina no solo no han logrado restablecer la confianza, sino que las medidas políticas adoptadas inmediatamente después de la reestructuración de la deuda han empeorado drásticamente la crisis económica del país", expresaron. 

De la misma manera, señalaron que el Gobierno nacional de Alberto Fernández ya no puede esgrimir la excusa de que heredó una pesada herencia de la gestión macrista. 

Los puntos más salientes del comunicado:

- Los acreedores se unieron para proporcionar $ 37 mil millones en alivio de flujo de efectivo y aceptaron una gran pérdida de valor para allanar el camino del país hacia la recuperación de una profunda recesión y la pandemia de Covid-19.

- Argentina insistió en negociar la reestructuración de su deuda comercial antes de elaborar un plan económico detallado y negociar un nuevo programa del FMI. Los tenedores de bonos preguntaron muchas veces durante las discusiones de reestructuración sobre la especificidad de un programa económico y expresaron su preocupación por lo que sucedería el día después del cierre de la bolsa. En respuesta, el ministro Guzmán se negó asiduamente a proporcionar parámetros específicos de una agenda económica a los acreedores, insistiendo simplemente en que la sostenibilidad fiscal y la reconstrucción de las reservas internacionales eran sus objetivos firmes.

- Las autoridades económicas de Argentina no solo no han logrado restablecer la confianza, sino que las medidas políticas adoptadas inmediatamente después de la reestructuración de la deuda han empeorado drásticamente la crisis económica del país.

- El Banco Central ha reforzado una política cambiaria que promueve las importaciones, desalienta las exportaciones y ha agotado las reservas a un nivel peligroso. La brecha resultante de más del 100% entre el tipo de cambio oficial y el paralelo garantiza virtualmente que las reservas no se puedan reconstruir, un caso clásico de dinero poco sólido que expulsa dinero sólido.

- Las medidas adoptadas para obligar a los prestatarios argentinos por lo demás solventes a reestructurar sus deudas han socavado la confianza básica en la inviolabilidad de los contratos. Al transmitir el mensaje de que incluso las deudas sostenibles no se reembolsarán, las autoridades argentinas han alarmado a muchos acreedores, que se preguntan si sus sacrificios para proporcionar una estructura de deuda que Argentina es capaz de atender fueron esencialmente insignificantes frente a un prestatario que simplemente puede no estar dispuesto a pagar.

- La estabilidad macroeconómica parece ser un espejismo en constante retroceso. Las exigencias fiscales y monetarias de 2020 son quizás comprensibles, pero está claro que la intención de tener un déficit primario de 4.5% y un déficit general de 6% en 2021, financiado con la impresión de pesos, es tan dañino para la confianza interna y externa como para predecir un desastre Sin anclas políticas aparentes y una aparente falta de voluntad para tomar decisiones difíciles, la formulación de políticas económicas de Argentina socava la recuperación post-Covid.

- Como resultado, los precios de los eurobonos son más bajos que después de las elecciones de PASO el año pasado. En lugar de presagiar una reapertura del acceso a los mercados para apoyar las necesidades manifiestas de inversión de Argentina, las secuelas de la reestructuración de la deuda son un páramo virtual para el crédito argentino.

- Ya no es plausible que el gobierno de Argentina culpe de sus problemas al legado económico que heredó. Después de casi un año en el cargo, el gobierno argentino aún tiene que ofrecer una visión económica coherente y sostenible a la sociedad argentina y a los mercados.

Fuente: Infobae, Clarín y Ámbito

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.