access_time 15:35
|
17 de septiembre de 2009
|
|
CRIMEN DE LA CONTADORA EN EL ACCESO ESTE

Bonetto no para de llorar y ya fue trasladado al complejo San Felipe

Trascendió que antes de cometer el hecho atravesaba una gran depresión y dijo que se quería suicidar

    Al cumplirse dos días de ocurrido el hecho, ayer, Jorge Raúl Bonetto no paraba de llorar. Haber matado a su ex pareja, María Valeria Fontagnol (31), es una gran carga que le quita el sueño y, ya alojado en la Unidad 6 del Complejo Penitenciario San Felipe, no puede ni hablar tranquilamente con su representante legal, Marcelo López. De acuerdo con la información aportada por sus allegados, Bonetto se quiso suicidar antes de cometer el asesinato, producto de una gran depresión que le produjo la separación y por haberse quedado sin trabajo.

    “Fontagnol era una chica agradable, trabajadora y de un buen pasar económico, parece que a él lo deprimió verla tan bien luego de la ruptura y con tantos proyectos de vida, y eso lo llevó a matarla”, explicó la misma persona. Por otra parte, el defensor de Bonetto explicó que fue a ver en dos oportunidades a su pupilo procesal, pero que no pudo hablar detalladamente con él, debido a que “no paraba de llorar, estaba muy mal”, sostuvo el penalista.

    Las primera medida que ya ordenó el fiscal especial de la causa, Eduardo Martearena, fue someter al imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego a intensas pericias psíquicas, para ver cuál es su estado emocional. Si bien es una persona imputable –puede ser sometida a un proceso penal en su contra–, la estrategia defensiva se encaminaría a tratar de establecer que el asesino confeso terminó con la vida de Fontagnol producto de una gran depresión que sufría luego de la separación y también por no tolerar el bienestar de la víctima.

LA SEPARACIÓN. Fontagnol y Bonetto habían decidido separarse hacía seis meses. Aparentemente, quien tomó la determinación de terminar con la relación, con una hija de dos años y ocho meses de por medio, fue la mujer, pero los motivos aún no han trascendido. En un primer momento, una de las principales hipótesis que se investigó estaba vinculada a una posible relación de la víctima con otro hombre, pero esta fue prácticamente descartada. “A priori, el móvil no serían los celos por un tercero en discordia”, concluyó López.

    Luego de separarse, Bonetto se quedó sin trabajo –era empleado de una empresa de seguridad–, y eso agravó su depresión. Como no tenía un lugar para vivir, recurrió a su primer mujer e hijas, con quienes vivía desde ese entonces. Además, una fuente de la causa explicó que quiso quitarse la vida “en más de una oportunidad, culpa de la situación por la que estaba atravesando”. Ahora, será tarea de los peritos determinar cuál es el grado de depresión que sufre este hombre, quien no tiene antecedentes penales ni tampoco de maltrato familiar.

    Por este motivo, y porque el imputado reconoció haber sido el autor, López trataría de obtener en un futuro el mínimo de la pena previsto para este delito, que asciende a los once años de prisión. Por otra parte, trascendió que las hijas de Bonetto intentaron visitarlo en Contraventores, pero no obtuvieron el permiso para hacerlo. Una de ellas es la propietaria del auto en el que se trasladaba el acusado, un Fiat 128, cuando mató a Fontagnol el martes en el Acceso Este y Arenales, de Guaymallén.

    Los avances en el expediente han sido pocos y se espera que en las próximas horas sean citados a declarar ante Martearena los familiares de la víctima. Mientras esto ocurre, el imputado seguirá alojado en una celda de Boulogne Sur Mer, en tanto, continúa la investigación.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.