access_time 17:33
|
1 de noviembre de 2017
|
Justicia

Bonadío rechazó las críticas de Macri a la Justicia: "Empezamos mal"

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/001/074/071/001074071.jpg

El magistrado federal se mostró contrario a los cuestionamientos sobre el funcionamiento del Poder Judicial realizada por el presidente.

El juez federal Claudio Bonadio rechazó hoy las críticas del presidente Mauricio Macri al Poder Judicial por los regímenes de licencia y de vacaciones, así por los horarios de trabajo, al considerar que "si ese es el punto de partida para discutir esto, empezamos mal".

"Hace 48 horas el Presidente hizo una reunión donde citó a empresarios, políticos, sindicalistas, donde criticó al Poder Judicial y no le encontró ninguna virtud", señaló Bonadio.

Durante un ciclo de conferencias organizado por el Rotary Club, evaluó: "(Macri) Discutió vacaciones de supuestamente de 45 días, licencia con goce de sueldo de 2 años que no se dónde está, y el horario de funcionamiento. Si ese es el punto de partida para discutir esto empezamos mal o al menos no empezamos bien", evaluó el magistrado.

"Tanto (la tragedia de) Cromañón como la desgracia de Once y la muerte del fiscal (Alberto) Nisman ocurrieron los primeros meses del año y las investigaciones no se detuvieron hasta que no se terminaron", enfatizó en referencia a la feria judicial.

Además, dijo "no" tener "ningún problema" en que le otorguen la licencia que se "merece" y le "corresponde por la ley de trabajo", pero consideró que "el problema lo van a tener los abogados cuando no haya más feria en enero y no se puedan ir de vacaciones nunca porque siempre va a haber un juez que le ponga una audiencia".

Ante la consulta sobre si siente presión por tener a su cargo causas sensibles, respondió: "Asumir el cargo de juez federal conlleva la responsabilidad de decidir sin sentir esa presión. Estoy acostumbrado a saber qué cosas uno tiene que escuchar y que cosas tiene que ignorar. La mejor garantía contra las presiones es el expediente y son las pruebas".

"El alegato de oreja no se lo niego a nadie. Yo escucho, y si lo que me dicen me convence puede ser que vaya por ese lugar, y si no me convence no me importa ni quién lo diga, ni cuántas veces lo diga, ni donde se publicite", disparó.

En ese sentido, agregó: "En estos últimos tiempos, no he sentido ni de manera pública ni mucho menos de manera privada que se intentara cuestionar o influenciar mis investigaciones o mis decisiones. Esto no significa que yo vea que todo lo por venir sea necesariamente bueno".

En otro tramo de su oratoria, indicó que el Poder Judicial tiene "dificultades de equipamiento tecnológico, de espacio físico adecuado, de logística", pero destacó que está "balanceado" con "un cuerpo humano excepcional". "Tenemos problemas serios y necesitamos gente seria para una discusión seria donde plantear esta realidad compleja y buscar soluciones de consenso que, sostenidas en el tiempo como políticas de estado, vuelvan a poner el servicio de justicia al servicio de toda la comunidad, y volvamos a ganarnos el respeto", enfatizó.

En ese marco, destacó la "importancia" de las reformas en el Código Penal, y precisó: "Actualmente tenemos un Código de Procedimiento aprobado por el Congreso (de la Nación), promulgado por el Poder Ejecutivo y luego suspendido en su implementación".

"Si algo le debe la política desde 1983 al conjunto de la sociedad argentina es la estructuración e implementación de una política de seguridad y una reforma integral del sistema penal que se sostenga en el tiempo como una política de estado", sentenció.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.