access_time 16:12
|
8 de septiembre de 2006
|
|

CONFLICTO ENTRE MORALES Y LA OPOSICIÓN

Bolivia vivirá una jornada de huelgas

La protesta de hoy será en cuatro departamentos de mayoría opositora al oficialismo. En tanto, el diálogo solicitado por los no oficialistas sigue sin reanudarse.

       El diálogo entre el gobierno de Evo Morales y la oposición sigue roto en la víspera de una huelga general en cuatro departamentos, en donde dirigentes políticos y cívicos acusan al presidente de "conducta totalitaria". Pese a la amenaza del Gobierno de usar a las Fuerzas Armadas contra los huelguistas, a los que califica de sediciosos, los dirigentes de Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando, de mayoría opositora, continuaron ayer con sus preparativos para la protesta de 24 horas que tendrá lugar hoy. Siete partidos de oposición plantearon ayer en Sucre, capital oficial de Bolivia y sede de la Asamblea


       Constituyente, la necesidad de reanudar el diálogo, pero el gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) volvió a imponer su mayoría (137 de los 255 votos), en una votación para ratificar la aprobación del que se ha convertido en un polémico reglamento interno. "La oposición pide diálogo y el MAS aplica el rodillo", tituló ayer en su primera plana el diario local La Razón, con grandes caracteres, y La Prensa, también de La Paz, coincidió: "La aplanadora del MAS se impone en Sucre y no hay señas de diálogo".


       "Avanza rodillo del MAS y las regiones ratifican paro", tituló, por su parte, el diario cruceño El Deber. En un aparente cambio de actitud, la presidenta de la Asamblea, Silvia Lazarte, anunció en Sucre que la sesión que había sido convocada para ayer por la tarde fue suspendida y que dialogará con la oposición, pese a que en la víspera había asegurado: "Por más que nos reunamos con los jefes de bancada, no va a haber solución". Por su parte, el jefe de los constituyentes del opositor Poder Democrático y Social (Podemos), Rubén Darío Cuéllar, dijo a Efe que no es optimista sobre ese encuentro y cree que se trata de "una actitud dilatoria" y no de una intención real de dialogar. Con este reglamento, el MAS intenta cambiar las reglas de juego pactadas con la oposición a principios de año en la ley de convocatoria de la Constituyente.



       Uno de los puntos de discordia es el número de votos necesarios para aprobar decisiones en la Asamblea, pues Morales y los masistas quieren que sea mayoría simple (128 votos) y la oposición exige dos tercios (170), porque así lo prescriben la Constitución vigente y la Ley de Convocatoria. El segundo gran desacuerdo se refiere a si la Asamblea tendrá plenos poderes, por encima de todas las actuales instituciones del Estado, como pretende Morales, o si sólo redactará la nueva carta magna sin interferir con el Congreso ni en otros órganos constituidos, como indica la ley de convocatoria y exige la oposición.


       Respecto a la huelga, la ministra de Gobierno (Interior), Alicia Muñoz, denunció ayer que existen planes de grupos radicales de derecha, entre ellos la llamada Nación Camba y la Unión Juvenil Cruceñista, para provocar actos de violencia en Santa Cruz. Según Muñoz, esos grupos amenazan con salir armados a las calles para garantizar la huelga, por lo que anunció que la policía garantizará el orden público y frenará las agresiones de esas bandas contra quienes no acaten el paro. Su colega de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, ratificó también la acusación contra los cívicos de los cuatro departamentos por estar subordinados, según dijo, a Podemos. 

TEMAS:

El mundo

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.