access_time 14:18
|
9 de mayo de 2007
|
|
GIRA

Benedicto XVI llega hoy a Brasil

El Papa arriba a San Pablo. Se reunirá con Lula y con obispos de todo el continente.

    El papa Benedicto XVI, quien inicia hoy en Brasil su primer viaje por América Latina, evitará referirse a temas como su férrea oposición al uso de preservativos y su condena a la homosexualidad, ya que estas opiniones causan estupor en buena parte de la sociedad brasileña. Fuentes diplomáticas de la Santa Sede anticiparon que el pontífice, un reconocido intelectual y teólogo favorable al celibato clerical, mantendrá encuentros políticos y pastorales en sus cinco días de visita.

    La mayoría de los diarios paulistas cita a estas fuentes eclesiásticas, que confirmaron que los espinosos asuntos serían evitados en los encuentros que Joseph Ratzinger mantendrá hoy y mañana con el mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, quien recibirá al Pontífice a su llegada al aeropuerto internacional de San Pablo. Por el contrario, Brasilia espera recibir del Vaticano un fuerte apoyo a su programa de combate al hambre y a su lucha por un demorado acuerdo de comercio global que beneficie a los países pobres.

    “Tengo interés en discutir con el Papa el papel de la Iglesia en las políticas públicas y, sobre todo, las políticas sociales que estamos llevando adelante en Brasil para que él, como la persona más importante de la Iglesia católica, pueda ayudar a diseminar esas buenas políticas públicas para el mundo”, puntualizó Lula. En la misma jornada de su arribo, el jefe de la Iglesia católica recorrerá, durante media hora en papamóvil, el trayecto hasta el Monasterio San Bento, ubicado en el centro paulista, donde se alojará junto a su comitiva.

    El jueves, tras su segundo encuentro con Lula, el Papa encabezará una reunión con jóvenes católicos de todo Brasil en el estadio Pacaembú de San Pablo, donde se espera que asistan unas 35.000 personas. Alrededor de 5.000 agentes custodiarán al pontífice, en un operativo que será aún mayor al desplegado durante la visita que hizo a Brasil, en marzo, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush. En tanto, la Conferencia Nacional de Obispos Brasileños lanzó el libro Soy católico-vivo mi fe, con el objetivo de divulgar esa doctrina a pocas horas de la llegada a Brasil del papa Benedicto XVI.

   El texto fue lanzado durante la 45ª Asamblea de la Conferencia Nacional de Obispos Brasileños (CNBB), en la que también fue aprobado el lanzamiento de la candidatura de Brasil como sede de la Jornada Cultural de la Juventud, creada en 1986 por el entonces papa Juan Pablo II, indica un despacho de ANSA. “Hemos encontrado personas de todas las clases sociales y profesiones que saben poco de la fe cristiana y la confunden con propuestas de otras iglesias”, explicó Walmor de Azevedo, arzobispo de la capital minera, Belo Horizonte, y presidente de la comisión Episcopal de la CNBB.

    En Brasil, considerado el mayor país católico del mundo, con unos 130 millones de fieles, la Iglesia católica ha perdido muchos de ellos durante las últimas décadas –20 por ciento, según el teólogo Leonardo Boff–, que han aceptado iglesias protestantes pentecostales. El teólogo apuntó a un tema que los obispos brasileños piensan revertir con la visita del Papa.

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.