access_time 07:34
|
13 de mayo de 2019
|

Barrabravización de la política

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1557743675871Barrabravizaci%C3%B3n.jpg

Las discusiones políticas se convirtieron en los últimos años en una pelea entre barrabravas. La cultura del aguante, nacida de la pasión futbolística y distorsionada por el aprovechamiento que se hizo para tapar acciones delictivas, se trasladó a la vida institucional con una facilidad que asusta, pero no asombra. Si los barras crecieron en la sociedad argentina fue por la venia recibida desde el sector dirigente. Se convirtieron en una suerte de mano de obra barata para aprietes y operaciones. Son delincuentes al mejor postor; no importa si tienen que estar al servicio de algún funcionario, político de turno, dirigente deportivo o sindicalista. Usan la violencia como método.
Es un modelo que está instalado y busca acallar voces disidentes a partir de la prepotencia, la agresión y el revanchismo. De ese modo se pierde la posibilidad de debate y de disenso. Y, poco a poco, va muriendo la democracia.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.