access_time 05:57
|
10 de septiembre de 2012
|
|
HUMOR

Barrabravas

Buenos días, a pesar de todo. Me tienen podrido los barrabravas. El fútbol es un deporte muy bello, tal vez el más bello de todos. El único que se juega con los pies, que les permite sobresalir a los más menuditos. De hecho, el mejor jugador del mundo es un chiquitito que, encima, tuvo problemas de crecimiento. El fútbol combina belleza estética con picardía, con voluntad de engaño. No es posible que algo que es tan bello lo afeen estos inadaptados mantenidos por el fútbol, violentos hasta en la mirada. No es posible. Lamentablemente, la historia del fútbol argentino tiene varias páginas que estos energúmenos mancharon con sangre, varias vidas que entregaron a su diosa: Prepotencia. ¿Por qué sus luchas? ¿Cuáles son sus intereses? Bueno, ya hemos hablado de ello, hay intereses económicos, hay negocios para acopiar dinero, hay anuencia de los mismos dirigentes de los clubes, hay apañamiento de muchos políticos que necesitan de los violentos para imponer sus ideas, hay intervenciones de muchos gremios, de representantes y hasta de jugadores. Hace poco se produjeron varios hechos de la sinrazón en distintos escenarios del país. La misma presidenta habló del tema y les pidió a los clubes que le dieran la lista de sus conspicuos barrabravas. Hasta ahora, los clubes se han hecho los desentendidos como perro que volteó la olla. Incluso, el presidente de uno de los clubes más poderosos dijo que él no los conocía. ¡Vamos, presidente! Le va a crecer la nariz encima de la jorobita. ¿Nos quiere hacer creer que no conoce a esos mismos que lo ayudaron a ser presidente? Por favor, si nos va a meter el pulgar en el poto, por lo menos denos un besito en la oreja. Ahora, digo yo, pregunto: ¿Le hace falta a Cristina pedirles los nombres a los presidentes? ¿Es que el Gobierno tampoco los conoce? ¿Entonces, para qué se tiene a los espías de la Secretaría de Información Pública, para vigilar a los estudiantes de extrema izquierda? Creo que el asunto debería atacarse bien en serio y, en ese tren, tal vez sería bueno, muy bueno, que la presidenta se reuniera con los capos de la AFA y con los presidentes de los clubes y decidieran terminar, de una vez por todas, con ese flagelo que perturba y mortifica a todos aquellos que queremos disfrutar del fútbol en paz. Yo quiero que sigan existiendo las barras, las bravas, no. ¿Es que nunca se va a instrumentar la tarjeta roja para hinchas, ah? 

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.