access_time 14:18
|
29 de agosto de 2006
|
|

EDUCACIÓN

Bajó un 20% el ausentismo docente

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/178/474/000178474-20111120060829_03_1240340.jpg

También decreció la cantidad de días de licencia. El mayor descenso es en los pedidos menores a las tres jornadas. Las afecciones más comunes. El contrato con la OSEP termina en diciembre.

    El ausentismo docente bajó un 20%, siendo las licencias que más descendieron las menores a los tres días, que es cuando los directivos no están autorizados para llamar a una suplente, es decir que los chicos se quedan sin maestra. Los datos se desprenden de una evaluación realizada por la Dirección General de Escuelas (DGE) al sistema de control de salud laboral, que maneja la Obra Social de Empleados Públicos (OSEP) desde el 1 de octubre del 2005. La baja del 20% se advirtió al comparar las licencias del período que va de octubre del 2004 a mayo del 2005, contra las de octubre del 2005 a mayo del 2006.

    En el primer lapso fueron 46.431 y en el segundo, 37.771. El descenso no sólo se registró en la cantidad de licencias, sino en el número de días que pidieron los maestros, que bajaron un 10%. En el primer período que se tuvo en cuenta para la evaluación, fueron 723.743 jornadas, mientras que en el segundo se llegó a 658.571. Las licencias cortas fueron las que registraron un descenso más significativo. Las de 3 días o menos bajaron un 32% y las de más de 10 días, sólo un 10%. Estas licencias se dieron por razones de enfermedad o por el cuidado de algún familiar enfermo.

    El director general de Administración de la DGE, Flavio Arjona, dijo que están satisfechos con los resultados del sistema no sólo porque se logró un control estricto y muy superior al que existía sobre las licencias, sino también porque se pusieron en marcha mecanismos que permiten atender a los maestros enfermos y prevenir futuros inconvenientes a los que están sanos. Arjona atribuyó la baja en el porcentaje de licencias a una multiplicidad de factores: por un lado, un control real que no permite abusos y, por otro, la puesta en marcha de un mecanismo de salud serio, donde la prevención es básica.

NUEVO SISTEMA. Desde octubre del 2005, la OSEP se hizo cargo de parte del sistema de salud laboral de la DGE. El nuevo mecanismo introdujo varios cambios: el pedido de licencias se hace por teléfono y una vez que el maestro tiene el certificado de su médico de cabecera en la mano, con la historia médica y el legajo de ausencia, se decide si se enviará un médico a la casa del maestro. Además, el Gobierno recibe en forma instantánea los datos que ingresan al sistema, con lo cual puede realizar un verdadero monitoreo en línea de lo que sucede.

    Cuando el docente tiene un historial médico o de ausentismo reiterado, entonces es posible que lo convoquen a una junta médica extraordinaria. Hasta la fecha, fueron citadas 244 personas, de las cuales asistieron 215 y en 136 se verificó alguna patología. Además se detectó que sólo seis maestros estaban cometiendo abusos y sus casos fueron derivados a Recursos Administrativos. La coordinadora del área de Salud Laboral de la DGE, Valeria Fausti, explicó que la junta extraordinaria siempre implica una medida correctiva.

    Es decir que si hay una enfermedad, se lo orienta en el tratamiento y si se comprueba un abuso del sistema, entonces el caso pasa a otra instancia administrativa. Las patologías más frecuentes detectadas en los docentes son las respiratorias, digestivas, lumbares y cervicales. También se registran otras afecciones que necesitan un tratamiento prolongado, por ejemplo, las de índole psiquiátrico, cardiovascular, el cáncer mamario y de cuello de útero y las disfonías profesionales.

    Fausti recalcó que el objetivo del sistema de control es aumentar la permanencia del docente en el aula con las mejores condiciones de salud posibles. Por eso, pusieron en marcha distintos mecanismos preventivos: jornadas para enseñar a los maestros a evitar problemas con la voz y actividades recreativas y deportivas. Estas acciones, a su vez, se combinan con todos los programas preventivos que tiene la obra social.

CONTRATO. En diciembre se vence el contrato que el Gobierno firmó con Osep por 2,9 millones de pesos para que se hiciera cargo del sistema de salud laboral de los maestros. Ambas partes dijeron estar conformes con el funcionamiento del sistema, aunque entienden que falta hacerle algunos ajustes. Aunque el Gobierno tiene intenciones de continuar con el contrato con OSEP, seguramente deberán negociar el monto total de la prestación.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.