access_time 20:17
|
1 de febrero de 2007
|
|

Babel, una cinta para la reflexión

Pitt y González Iñárritu hablan del filme que aspira a ganar el Oscar.

   “Nuestros hijos vinieron de distintas partes del mundo y es el perfecto ejemplo de que si no tuviésemos estas diferencias perceptibles no estaríamos definidos según la geografía”, manifestó Brad Pitt, con relación a la temática que aborda la multinominada al Oscar Babel, que lo tiene como protagonista y que llega hoy a las salas provinciales.

   Evidentemente, el mensaje de unión universal que transmite la película que dirigió el mexicano Alejandro González Iñárritu parece estar en sintonía con el pensamiento y sentimiento de Pitt: es que, después de todo, el actor es padre adoptivo de Maddox, de Cambodia, y de Zahara, de Etiopía, algo que, en cierta medida, habla de romper fronteras.

  “La idea de que todos somos iguales y de que es nuestra falta de entendimiento y falta de comunicación lo que se mete en el camino es lo que más me atrajo del guión de Babel”, comentó el actor, quien, además, comparte pantalla en la película con Cate Blanchett y Gael García Bernal. Indudablemente, las impresiones que Pitt se llevó del filme de González Iñárritu (que de alguna manera cierra la trilogía que compone junto a las anteriores Amores perros y 21 gramos) tienen que ver con un argumento cargado de realidades, algunas crudas y otras que aparecen entre líneas.

    Es que, en Babel, el dolor, la desesperación, el miedo, la confusión (pero también el amor, la compañía y las relaciones profundas) son moneda corriente entre los protagonistas. El filme, que fue rodado en tres continentes y en cuatro idiomas, describe con realismo las barreras que separan a los seres humanos. Evoca el viejo concepto de la torre de Babel y sus implicaciones actuales: los malos entendidos, las identificaciones erróneas y las oportunidades fallidas.

   “Ojalá que esta película pueda provocar catarsis en el espectador”, consideró, por su parte, el creador de Babel, y agregó: “La cinta habla de la falta de comunicación pero, paradójicamente, esta película ha comunicado un deseo universal, que es el de la necesidad de entendernos. Eso me llena de orgullo”.

   “Lo mejor de Babel fue que empecé rodando una película acerca de las diferencias que separan a los seres humanos, las barreras físicas y del idioma, pero en el camino me di cuenta de que estaba haciendo una película acerca de lo que nos une, el amor y el dolor. Es muy posible que lo que hace feliz a un marroquí y a un japonés sea muy diferente, pero lo que nos hace sentir mal es lo mismo para todos”, aseguró el director.

   Para dar vida a los personajes de Babel, Alejandro González Iñárritu reclutó un reparto muy diverso, compuesto por auténticas estrellas y actores no profesionales que, en muchos casos, no tenían en común ni la experiencia ni el idioma. A pesar de todo, cada uno aportó algo único a la película. En opinión del director, un reparto semejante representaba un reto fantástico.

   “Una cosa es dirigir a actores en un idioma que no es el tuyo y otra es dirigir a actores en un idioma que no conocés. Pero una cosa muy distinta es dirigir a personas que no son actores en un idioma que no entendés”, explicó el mexicano.

RELACIÓN COMPLICADA. “La verdad es que valió la pena”, dijo el realizador González Iñárritu a la hora de efectuar un balance de la interacción con Brad Pitt, quizás, la estrella más importante de su última producción. “Fue un proceso intenso para ambos. No fue fácil. Dirigir actores no es nada sencillo y llevarlos a que consigan dar lo que mejor puedan tampoco es tarea fácil. Sin embargo, los dos estábamos buscando lo mismo, así que, finalmente, pudimos encaminarnos por el mismo lado”, concluyó.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.