access_time 11:39
|
3 de noviembre de 2006
|
|
DATOS DE LA DIRECCIÓN DE MATERNIDAD E INFANCIA

Aumentó la tasa de embarazo no deseado

Aún no hay cifras oficiales, aunque sí una confirmación: durante el 2006 ha crecido el número de embarazos no deseados en la provincia

    Aún no hay cifras oficiales, aunque sí una confirmación: durante el 2006 ha crecido el número de embarazos no deseados en la provincia. La información surgió de una encuesta que la Dirección de Maternidad e Infancia de la provincia realizó sobre 1.200 casos en las maternidades públicas más importantes de Mendoza (Lagomaggiore, Shestackow, Perrupato y Paroissien), la misma que el año pasado arrojó como resultado que 52% de las mujeres en estado de gravidez no había buscado engendrar un hijo en un principio.

    Sin embargo, el niño después era aceptado. El funcionario manifestó que en el informe preliminar del muestreo realizado durante el 2006 este porcentaje se habría disparado en forma inédita, superando 60%. Si bien dijo que posiblemente este no sea el número final, sí aceptó que el fenómeno puede haberse incrementado. En tanto, Sara Pappa, directora del Hospital Lagomaggiore, afirmó que ha aumentado la cantidad de embarazos adolescentes y, por lo tanto, los riesgos que esta situación conlleva. Entre las más significativas, Pappa destacó las dificultades psicológicas que pueden padecer tanto la madre como el niño.

SEGÚN LA EDAD. Por su parte, Cardello señaló que los porcentajes varían según la edad de las mujeres. Así, entre las menores de 15 años, la tasa de embarazo no deseado es de cien por ciento. Mientras que entre los 15 y los 19 años, el número supera 63%. La edad en la que este número se reduce es entre los 20 y los 34 años, etapa en la que alcanza 45%. Luego de los 34 años y sobre todo por temor a los riesgos de malformaciones, la falta de deseo de convertirse en madres trepa una vez más hasta más de 60 %.

LAS RAZONES. Para la licenciada en Psicología Ana María Llano, quien es además jefa del departamento de Psicología y Psiconeuroinmunología del Hospital Lagomaggiore, la razón para fundamentar el fenómeno tiene que ver exclusivamente con lo social. Llano opinó que los jóvenes disminuidos de recursos, apartados de oportunidades laborales y exentos de poder hacerse cargo de sí mismos mal pueden desear convertirse en padres.

    “Sin trabajo, sin seguridad social y sin posibilidades de vivienda propia, ¿cuál es el lugar que le cabe al proyecto de un hijo?”, expresó Llano. La profesional agregó, además, que lo que está sucediendo es la repercusión de la posmodernidad en la vida social, pues se ha concretado un cambio en el paradigma cultural de los jóvenes. Entonces, las prioridades se concentran cada vez más en el propio yo, después en la pareja y por último en el proyecto de ambos, en este caso, el hijo.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.