access_time 18:32
|
31 de marzo de 2020
|
|

Complejo Almafuerte

Atraparon a un penitenciario ingresando celulares a la cárcel

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1517618542983almafuerte.jpg

Ocurrió un día después de que la Justicia autorizó el uso de móviles en los penales. Sin embargo, en este caso se estaba haciendo de forma ilegal. El agente fue pasado a disposición.

Un penitenciario fue atrapado la mañana de este lunes cuando ingresaba dos celulares para presos del penal de Almafuerte, en Cacheuta. El guardia fue pasado a disponibilidad por orden de la IGS y se extrajo compulsa penal para que se lo investigue por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

El caso fue detectado justo un día después de que la Justicia, a través del juez Sebastián Sarmiento, autorizara el uso de teléfonos móviles a los internos para comunicarse con sus familias, tras hacer lugar a un hábeas corpus presentado por la Asociación para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos Xumek.

Sin embargo, para que los reos puedan acceder al uso de los aparatos, se debe cumplir con los requisitos correspondientes y respetar el procedimiento que exige el Servicio Penitenciario provincial.

Debido a que el penitenciario evadió las vías legales para que los internos utilicen los celulares, quedó complicado tras ser descubierto y se le inició un sumario administrativo.

A partir de las características del caso, la IGS indicó que la investigación interna apunta a que el guardiacárcel actuó en connivencia con internos del penal en el que trabaja, probablemente, a cambio de algún dinero.

No obstante, el personal del ente de control de las fuerzas provinciales se encuentra desarrollando las tareas para determinar cuál es el trasfondo del hecho.

A las autoridades de la IGS les llamó la atención que todo haya sucedido tras el fallo del juez Sarmiento, que habilita el uso de celulares, entre otros derechos que se les sumaron a los presos mendocinos en medio de la pandemia por el coronavirus.

El magistrado tomó la decisión basándose en que los teléfonos públicos que existen en el interior de los complejos penitenciarios de la provincia son escasos para la población carcelaria e, incluso, se desconoce si estos están funcionando debidamente.

Por supuesto, los aparatos deben pasar una revisión previa antes de llegar a las manos de los presos, explicaron las fuentes consultadas.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.