access_time 18:44
|
31 de mayo de 2017
|
Trabajo de la División Búsqueda de Profugos

Así cayó el hijo del Casca Tello: amenazando con matar policías

<p>Su padre es un&nbsp;reconocido asaltante y narco condenado a perpetua en Santiago del Estero.&nbsp;Termin&oacute; apresado la tarde de este mi&eacute;rcoles en Guaymall&eacute;n, tal como adelant&oacute; <strong>El Sol.</strong> Lo buscaban por abuso de armas y un cargamento de marihuana. Los detalles de la captura.</p>

Andrés Tello Yacante no se las hizo fácil, este miércoles por la tarde, a los policías de Investigaciones: sacó su arma de fuego –una pistola calibre 9 milímetros– y apuntó contra ellos en el interior de la propiedad. Dijo que se iba a llevar a uno “a la otra vida” si lo reducían.

Al mismo tiempo, el hijo del reconocido narco y asaltante apodado el Casca amenazaba con quitarse la vida. Se llevó la pistola a la sien derecha varias veces.

Ese momento de tensión terminó cuando uno de los efectivos de la División de Búsqueda de Prófugos se abalanzó sobre él, mientras intentaba meterse en el baño de la casa del barrio Soeva de Guaymallén, donde vive su hermana.

El policía fue felicitado por sus pares: lo tomaron como un acto heroico, debido a que estaba en riesgo la vida de los presentes.

Así terminó la estadía en la clandestinidad de este joven de 26 años que era buscado desde fines del año pasado por estar sospechado de balear a un joven con la ayuda de otro conocido sujeto del hampa local, el Champol, y por el secuestro del cargamento más grande de marihuana de los últimos años. 

A principios de marzo, los policías de esa división lo habían detectado en una vivienda del barrio Aeroparque de Las Heras, colindante al San Martín. Tello dejó su Peugeot 207 estacionado y subió al techo de la propiedad. Desde la altura, mostró una granada a los policías y les gritó que la iba a detonar si lo seguían.

El arma que le secuestraron, con 20 proyectiles.

El joven logró escapar pero los detectives irrumpieron en la vivienda y dieron con 1.800 kilos de marihuana compactada. Esa droga, sostienen, pertenecía a la organización narco más grande de Cuyo. 

A pesar de que huyó, los trabajos de campo no terminaron y sumaron  pruebas contundentes en las últimas horas. Esto llevó a los sabuesos a solicitar una orden de allanamiento para ingresar a la casa donde se escondía el hijo del Casca.

Complicado

Atrapar a Tello no fue una tarea sencilla en el lugar. Además de que ofreció resistencia, los vecinos y conocidos del señalado malviviente atacaron a la policía. “Casi se transformó en una batalla campal”, sostuvo a El Sol un investigador. Tiraron piedras y obstaculizaron la labor de los miembros de la fuerza. Debido a esto, no faltaron los disparos al aire para disuadir. 

Luego, se hizo presente la pareja de Tello, quien también amenazó a los efectivos de Investigaciones y aseguró que iba a denunciarlos a través de su abogado. 

Mas allá de esto, tanto la Justicia provincial como la federal emitieron órdenes de captura contra este joven, considerado de “extrema peligrosidad” desde muy joven. 

Ganó notoriedad por su padre, un reconocido asaltante y narco que operó en los 90 y en la década pasada y hoy está preso en Santiago del Estero por instigar el asesinado de un traficante de drogas colombiano. Marcelo Casca Tello recibió prisión perpetua por este hecho después de ser atrapado en el Mendoza Plaza Shooping en el 2008.

Marcelo Casca Tello, condenado por un crimen narco. Foto El Liberal.

Sus hijos también fueron marcados como vendedores de drogas. Uno de ellos, conocido como el Tuli, murió en el 2011 cuando se encontraba con su novia. Algunos testigos dijeron que se suicidó. Otros, en cambio, que la chica lo mató. El caso quedó en la nada. 

Por su parte, Andrés también fue incluido en la lista de malvivientes con base en la zona de Pedro Molina. Y, a fines del año pasado, el fiscal Juan Ticheli pidió que se ofrezca una recompensa para aquellas personas que puedan aportar datos sobre su paradero.

Lo tenía como autor del ataque armado que sufrió un joven llamado Alberto Pepe Hualampa, de 18 años. Al parecer, el popular Champol (Mario Flores (18) le pidió a Tello que “le diera un mensaje” porque estaba saliendo con su novia. El resultado fue un balazo contra la víctima, quien salvó su vida de milagro. 

Mientras seguía en la calle con pedido de captura, lo marcaron con la causa de drogas del barrio Aeroparque. Por eso, iba a quedar a disposición de los dos fueros.

Andrés Tello, con la misma granada que utilizó para intimidar a los policías.

 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.