La impresionante foto del paso Pehuenche de este domingo

access_time 18:18
|
17 de mayo de 2018
|
El hecho ocurrido en Montecaseros, San Martín

Asaltante abatido: una de las víctimas reconoció al cómplice

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1526567037385portada%20policial.jpg
Juan Vilches y su señalado cómplice, Antonio Sepúlveda, que murió a martillazos.

Se trata de Juan Vilches, quien fue marcado como uno de los tres integrantes de la banda que quiso robar dinero a una familia del Este. Uno de sus cómplices murió a martillazos por una de las víctimas del robo. Los detalles del atraco que no llegó a concretarse.

El sábado por la noche, al menos tres ladrones se metieron en una casa-finca de Montecaseros, en San Martín, porque tenían el dato de que la familia que allí habita guardaba más de $60 mil pesos en efectivo por unos trabajos particulares que había realizado horas antes.

Pero el asalto que habían planificado terminó mal: uno de los integrantes de la gavilla fue ultimado a martillazos por una de las víctimas del atraco, que sintió que su vida y la del resto de sus seres queridos estaban en riesgo.

Es más, su padre recibió dos balazos durante el asalto y le gatillaron a una pequeña. Antes de morir, atacado con una maza, Antonio Ceferino Sepúlveda Calderón (39) dio el nombre de uno de los dos ladrones que lo acompañaba: lo identificó como Juan Vilches, detallaron fuentes policiales a El Sol.

Horas después del hecho, este sujeto, familiar lejano de Sepúlveda, fue detenido por los investigadores del Este provincial.

El miércoles fue llevado a rueda de personas después de que lo imputaran por homicidio criminis causa en concurso real y robo agravado –todo en grado de tentativa porque no se consumaron los hechos– y el testigo directo e hijo del dueño de la propiedad, Juan Alejandro Morales, de 28 años, lo reconoció detrás del vidrio espejado.

Ante el contundente resultado de la medida, el fiscal de Instrucción de la causa, Gustavo Jadur, ordenó que pase a la cárcel.

Mientras la investigación por el asalto en la finca Lombardo, ubicada en calles Anzorena y Florida, avanza hacia el esclarecimiento, Juan Carlos Morales, el hombre de 65 años que sufrió los dos balazos de una de las armas de los asaltantes mientras era amenazado, se recupera después de haber sido intervenido quirúrgicamente en el Hospital Perrupato.

Al mismo tiempo, los detectives están tras los pasos del tercer integrante de la banda, de quien no se conocen muchos detalles.

A los gritos

De acuerdo con la investigación, un trío de asaltantes con antecedentes por delitos contra la propiedad y robo de vehículos, se dirigió hasta la finca citada en busca de dinero. Al parecer, algunas de las personas que estaban en la propiedad se dedican a poner música y habían realizado una fiesta horas antes.

Por eso, la banda de asaltantes fue hasta la propiedad pasadas las 23 del sábado. Irrumpieron y sorprendieron a Juan Carlos Morales mientras ingresaba al inmueble. Lo encañonaron y obligaron a ingresar.

Ver también: Buscan a los tres cómplices del asaltante ultimado a martillazos

Al menos, dos de los malvivientes iban con el rosto a medio cubrir. Una vez en el interior redujeron a la familia. Entre las víctimas estaba el hijo de Morales, Juan Alejandro, su nuera y su esposa, Leonarda Gutiérrez, de 65 años. También había una pequeña bebé.

Lo que se vivió en el interior, detallaron los investigadores, fue tremendo: gritos y amenazas de muerte. Hasta habrían advertido de que si no entregaban el dinero, la vida de la niña iba correr peligro.

Esta situación hizo reaccionar a Juan Alejandro, quien aprovechó un momento de distracción de uno de los sujetos y lo atacó con un martillo tipo maza que tenía cerca de él. Comenzó a propinarle golpes en diferentes partes del cuerpo –principalmente en la cabeza– hasta que depuso la actitud.

En ese momento, el jefe de familia fue atacado a balazos por otro de los sujetos, al parecer, Juan Vilches. Juan Carlos Morales recibió los plomos en el abdomen y el hombro izquierdo. Mientras esto sucedía, dos asaltantes escaparon corriendo. Sepúlveda quedó agonizando y murió a los pocos minutos en el lugar.

El fiscal Jadur se hizo cargo de la investigación y entendió que Juan Alejandro Morales actuó en legítima defensa porque estaba en riesgo su vida y la de los demás.

Con los datos que aportaron las víctimas, se logró la captura de Vilches, un sujeto conocido por los detectives por el robo de autos, finalizaron.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.