access_time 22:45
|
30 de noviembre de 2009
|
|

Año Nuevo, Colores nuevos

Ya se termina el año y qué mejor manera de comenzar el próximo que renovando los colores de la casa. Un cambio de tonos recicla energías, nos ayuda a mirar las cosas de otra manera, a proyectarnos con otras ganas y más en el lugar que tenemos para relajarnos: nuestro hogar.

Flip





EL DORMITORIO

El color ejerce un efecto asombroso sobre la percepción, los sentimientos e, incluso, en la interacción con otras personas. Diferentes colores evocan distintos recuerdos e ideas. En el dormitorio, el lugar donde se supone que debemos estar más tranquilos, es importante planear la gama de colores para incrementar el confort al máximo.

En el Feng shui, cada color se relaciona con un tipo de energía. A fin de escoger el color correcto para cada ambiente, la persona que habita o utiliza más a menudo ese área debe entrar en contacto con su ser interior, y ver qué color le resulta más armonioso para sus sentimientos. En el dormitorio, uno trata de alcanzar un nivel máximo de relax. Escogiendo los colores que lo hagan sentir más confortable, sentirá que ha hecho un buen trabajo de decoración.

Los dos colores extremos son el blanco y el negro. El negro atrae mucho la atención y crea un efecto estimulante, pero también hace que una habitación se vea más pequeña, más cerrada y puede crear una sensación algo siniestra. Usar demasiado negro puede provocar un efecto negativo sobre sus emociones. Mientras que su opuesto polar, el blanco, es aburrido. La mayoría de los cuartos se pintan de blanco y es el color que se usa, por norma, en todos los hogares. Sin embargo, el blanco es bueno para climas cálidos. Refleja la luz, ayuda a bajar las temperaturas de la casa y da una sensación de frescura.

Los tonos de la tierra son suaves y darán la sensación de un dormitorio ordenado y cercano a la naturaleza. Estos colores incluyen marrones, naranjas y amarillos. El amarillo, sin embargo, suele resultar extremo e irritante y, cuando se lo rebaja de tono, se ve pálido y desagradable. El naranja es un color que se relaciona con la comida y puede tentarnos a desear un bocadillo a medianoche. Los azules y los verdes evocan serenidad y paz. Son colores asociados a la naturaleza y a los océanos. Usar profusamente estos colores en la decoración de la casa ayudará a calmar las emociones de sus habitantes. El rosa es aún más calmante y a muchas personas les resulta imposible comportarse con agresividad cuando están rodeados por él.

Recordá: la decoración del dormitorio debe sugerir calma y relax. Al escoger colores de pintura y accesorios con cuidado, podés manejar sutiles efectos en tu mente y las de los otros miembros de tu familia.

LA COCINA

La cocina debe ser un ambiente amigable. Se trata de un sitio donde se degustan sabores, se reúnen los miembros del hogar o se toma un trago al final de la jornada. Es un cuarto para la familia. Podés promover estos sentimientos mediante una acertada elección de los colores con que decorarás tu cocina.

A continuación te brindamos algunas sugerencias, pero, por supuesto, la decisión final es tuya.

El color que más se relaciona con la comida es el naranja. Este tiende a despertar el apetito y puede ser excelente para usar estratégicamente en la decoración de una cocina, siempre que usted no esté a dieta.

El azul es el opuesto al naranja: reprime el apetito y elimina el hambre. Por eso, tal vez, te interese en este caso usar profusamente el naranja y limitar el azul.

Se debe evitar el negro como color principal dentro de la cocina, pues absorbe el calor y hará que esta estancia, de por sí calurosa, resulte insoportable. La excepción es usarlo junto con blanco, ya que este equilibrará el efecto y reflejará el calor en cierta medida.

Por lo general, es mejor usar tonos de la tierra en las cocinas. Los tonos como tostados y marrones crearán una sensación de intimidad y conexión con la naturaleza. Estas sensaciones harán de tu cocina un lugar maravilloso, donde te sentirás a salvo para crear. Las tonalidades de la tierra también disimulan las manchas, ya que se asemejan a los colores de los alimentos.

Evitá los rojos en habitaciones que son de por sí calurosas. El rojo es un color extremo y es mejor dejarlo para la sala de estar. Produce una sensación de calor y puede irritar la vista.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.